أنت تستخدم إصدار مستعرض قديمًا. الرجاء استخدام إصدار معتمد للحصول على أفضل تجربة MSN.

¿Le Pen presidenta? Francia cree que es impensable

شعار Reuters Reuters 29/05/2014 Por Mark John y Nicholas Vinocur
La victoria del Frente Nacional de ultraderecha en Francia en las elecciones de la UE y el rechazo a los dos partidos mayoritarios ha dejado a los franceses haciéndose una pregunta embarazosa: ¿podría su líder, Marine Le Pen, ser la próxima presidenta?. En la imagen, Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, durante una rueda de prensa en el Parlamento Europeo, en Bruselas, el 28 de mayo de 2014.: ¿Le Pen presidenta? Francia cree que es impensable © REUTERS-Francois Lenoir ¿Le Pen presidenta? Francia cree que es impensable La victoria del Frente Nacional de ultraderecha en Francia en las elecciones de la UE y el rechazo a los dos partidos mayoritarios ha dejado a los franceses haciéndose una pregunta embarazosa: ¿podría su líder, Marine Le Pen, ser la próxima presidenta?. En la imagen, Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, durante una rueda de prensa en el Parlamento Europeo, en Bruselas, el 28 de mayo de 2014.: ¿Le Pen presidenta? Francia cree que es impensable © REUTERS-Francois Lenoir ¿Le Pen presidenta? Francia cree que es impensable

Por Mark John y Nicholas Vinocur

PARÍS (Reuters) - La victoria del Frente Nacional de ultraderecha en Francia en las elecciones de la UE y el rechazo a los dos partidos mayoritarios ha dejado a los franceses haciéndose una pregunta embarazosa: ¿podría su líder, Marine Le Pen, ser la próxima presidenta?

La respuesta por ahora es: "Probablemente no". Pero el mero hecho de que analistas serios estén incluso aventurando la posibilidad de que Le Pen llegue al Palacio del Elíseo tras las elecciones de 2017 muestra cómo se ha visto sacudido el panorama político en la última semana.

El partido euroescéptico y contrario a la inmigración consiguió el domingo su primera victoria electoral a nivel nacional en sus cuatro décadas de historia en unas elecciones al Parlamento Europeo que estuvieron marcadas por el desencanto de los votantes con Europa y con toda la política francesa.

Dos días después, la clase política recibió otro revés cuando el líder del partido opositor conservador UMP dimitió en masa tras las acusaciones de que hubo financiación fraudulenta de la campaña electoral del expresidente Nicolas Sarkozy en 2012.

Un nuevo récord de desempleo difundido el miércoles subrayó los motivos por los que los índices de popularidad del socialista François Hollande seguían en mínimos récord para un líder francés de la historia moderna. Añadió que la desesperación profunda la sentían muchos franceses.

"Dado como están las cosas, cuando Marine Le Pen habla, la gente la escucha", dijo Jean-Daniel Levy, de la encuestadora Harris Interactive. "Elección tras elección, va ganando fuerza".

El FN ha ido ganando gradualmente fuerza con los años, pero sus seguidores, enemigos y analistas políticos independientes coinciden en que algo nuevo está surgiendo.

En 2002, cuando el padre de Le Pen, Jean-Marie, sorprendió a Francia al echar a su rival socialista de la segunda vuelta en las presidenciales de ese año, unos 1,3 millones de personas tomaron las calles para protestar.

En la decisiva segunda ronda, los votantes de izquierda se hicieron fotos tapándose la nariz al votar al candidato conservador Jacques Chirac, dejando a un lado su desprecio por él para asegurarse que Le Pen fuera derrotado ampliamente.

En esta ocasión, no ha habido protestas masivas de ese tipo. Los intentos para convocar a manifestantes contrarios al FN en París en la fiesta del día de la Ascensión el jueves reunieron apenas a unas 4.200 personas, en su mayoría estudiantes de secundaria y universitarios, según estimaciones de la policía.

"(La victoria del FN) muestra que hay un cierto sentimiento racista que se ha vuelto común en Francia", dijo Marion Faucheux, trabajadora de servicios sociales de 28 años en la protesta.

LLAMADA A LA JUVENTUD

Desde que asumió el control del partido de manos de su padre en 2011, Marine Le Pen, abogada de 45 años, ha transformado la imagen de su partido, ligado en el pasado con el antisemitismo, hasta buscar convertirlo, paso a paso, en un partido de gobierno.

Aparte de algún desliz - fue acusada de incitar al odio por unas palabras de 2010 en la que comparó las oraciones de los musulmanes en la calle con la ocupación nazi de Francia -, Le Pen ha dejado a un lado la vieja guardia y castigado los comentarios racistas abiertos en las filas del partido.

Ha promocionado a gente capaz como su vicepresidente, Florian Philippot, alumno de la prestigiosa escuela ENA. El sentimiento contrario a la inmigración sigue ahí, pero la propia Le Pen concentra sus indudables cualidades para el debate en la lucha contra el euro, el libre mercado y las ineptitudes de sus rivales.

El cambio de estrategia ha hecho ganar al FN a toda una generación de partidarios, y la encuestadora Ipsos-Steria estima que menos de un 30 por ciento de los votantes de menos de 35 años respaldó al FN en Europa, y un amplio 37 por ciento de desempleados.

Y lo que es más, el llamado "frente republicano" que bloqueó en 2002 a Jean-Marie Le Pen - un pacto no escrito entre los partidos mayoritarios para apoyar a sus rivales si con ello se deja fuera al FN - ya no está garantizado.

Fue ya descartado por el UMP en las elecciones parlamentarias de 2012 y fracasó de forma clara en las municipales de marzo. Como resultado, el FN está ahora en un récord de 11 ayuntamientos en toda Francia.

"¿Puede recuperarse a tiempo para las elecciones de 2017? En esta fase, es simplemente demasiado pronto para decirlo", dijo Frederic Dabi, subdirector del instituto de encuestas Ifop.

FIESTA EN EL "ELYSEE LOUNGE"

Como en otros lugares, los sondeos a medio plazo son augurios poco fiables: los Verdes lograron, tras su histórico 16,3 por ciento en las elecciones al Parlamento europeo de 2009, un escaso 2,5 por ciento de los votos en las presidenciales francesas de 2012.

Pero los desacreditados partidos tradicionales de Francia ya saben que no pueden ir contra el FN en 2017 con el 'status quo'. Y cambiarlo en tan solo tres años podría resultar difícil.

Los principales conservadores liderados por Alain Juppé han instado a la UMP a volver a ponerse en pie y combatir al FN forjando una nueva alianza con los centristas UDI-Modem - un movimiento que el presidente de Modem, François Bayrou, dijo esta semana que podría considerar.

Los centristas quieren unas primarias para decidir quién encabeza su lista en 2017. Sin embargo, Sarkozy - aunque dañado por el escándalo de financiación que rodea a su campaña de 2012 sigue siendo la primera opción para muchos en la derecha francesa - no está preparado para someterse a un ejercicio así, dicen sus aliados.

Además, el Partido Socialista podría tratar de unirse a los Verdes y pequeñas formaciones de ultraderecha como el Partido de Izquierda de Jean-Luc Melenchon. Pero parece poco probable que los que están más a la izquierda respalden a Hollande - que este año se presentó como "socialdemócrata" moderado - o a su primer ministro Manuel Valls, todavía más centrista.

"Esta alianza es imposible si se hace en la base de la línea actual del Gobierno", dijo el diputado socialista Laurent Baumel a Reuters. "Si la idea es lanzar un grito de unidad contra la amenaza del FN, olvídalo".

A menos que ocurra una rápida recuperación de la suerte de la UMP y la recuperación económica necesaria para restaurar la credibilidad del gobernante Partido Socialista, es probable que Le Pen emule la hazaña de su padre en 2002 y consiga meterse en la segunda vuelta de las presidenciales.

"Si el FN se mete en la segunda vuelta en 2017, nuestra sensación es que el porcentaje de la victoria no será 80-20 como fue en 2002", dijo Bruno Jeanbart, de la encuestadora Opinionway, refiriéndose al aplastante 82 por ciento con que ganó Chirac.

La elección del lugar para la fiesta poselectoral del Frente Nacional el domingo por la noche quizás no fue accidental: un elegante bar-restaurante en el VIII distrito muy de moda ahora llamado "L'Elysee Lounge (Salón "El Elíseo")".

image beaconimage beaconimage beacon