Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las noticias del día

Boudou dijo que no le importa el trato de Vandenbroele para arrepentirse

logotipo de Clarín Clarín hace 3 días
Con casco, Amado Boudou en Comodoro Py. (Fotos Emmanuel Fernández) © Proporcionado por Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. Con casco, Amado Boudou en Comodoro Py. (Fotos Emmanuel Fernández)

“No me importa”, fueron las palabras de Amado Boudou cuando desde el Penal de Ezeiza se enteró -por teléfono-, de la decisión de Alejandro Vandenbroele de ingresar al régimen de testigos e imputados protegidos. Simple, sin expresar preocupación pese al giro rotundo que podrían tomar las causas en las que ambos están imputados, el ex vicepresidente mantiene su postura: no conoce a quien señalan como su testaferro y no le inquieta qué podría decir como imputado arrepentido. Con este nuevo escenario, ayer participó de una nueva audiencia en el juicio por la venta de la imprenta Ciccone, donde volvió a escuchar una acusación reiterada: él como ministro de Economía, “no tenía porqué expedirse sobre un plan de facilidades para la empresa”.

Visiblemente más delgado, ocupado en la lectura de un libro de economía en inglés y otro de historia desde que quedó detenido por asociación ilícita y lavado de dinero en la causa por enriquecimiento ilícito, Amado Boudou volvió ayer a los Tribunales de Comodoro Py. Desde el 3 de noviembre está detenido por orden del juez Ariel Lijo, y ahora está alojado en el Pabellón 6 Módulo B de Ezeiza. Después de diez días en prisión, ayer se reencontró con su amigo y socio José María Núñez Carmona, preso también, pero ubicado en otro módulo. Se vieron en la Sala AMIA donde se llevó a cabo la quinta audiencia del juicio por la compra de Ciccone.

Boudou se mostró sonriente, habló con su socio y amigo antes del inicio del juicio y en un cuarto intermedio almorzaron juntos: compartieron una milanesa con papas fritas. Pocos minutos antes habían llegado a Comodoro Py con chaleco antibalas y casco, bajo un importante dispositivo de seguridad. Es la primera vez que Boudou sale de Ezeiza desde que está detenido. Pidió participar del juicio, porque quería escuchar al ex jefe de Asuntos Jurídicos del ministerio de Economía, José Capdevilla.Este funcionario volvió a decir que el ex ministro -luego vicepresidente de la Nación- “no tenía porqué expedirse sobre el plan de pagos para Ciccone”, dejando entrever que cualquier intervención suya al respecto sería sospechosa.

Aunque ese testimonio lo preocupaba a Boudou, ayer en su cabeza ya había otro problema mucho más grande: la negociación de su supuesto testaferro, Alejandro Vandenbroele, con la justicia para declarar como arrepentido en las otras tres causas en las que está imputado junto al ex vice y su amigo Núñez Carmona (ver aparte).

Boudou había llamado el lunes por la tarde a su abogado, Eduardo Durañona, y arrancó una conversación con referencia a temas cotidianos. Hablaron sobre la alimentación del penal, sobre algunos efectos personales que quería que le lleve cuando volviera a visitarlo. Hasta que su defensor lo frenó y le avisó: “Mirá, está pasando lo siguiente...” Y comenzó a contarle que Vandenbroele había firmado el acta para ingresar al régimen de testigo e imputados protegidos: se arrepintió y va a hablar.

La respuesta del ex vice, según aseguraron a este diario en su entorno, fue simple: “No me importa”. Buscó así minimizar el impacto que la indagatoria de su presunto testaferro puede tener en la causa conocida como “Ciccone 2”, donde se investiga de dónde provinieron los fondos que permitieron el salvataje de la Calcográfica, cuyo paquete accionario mayoritario quedó en manos de The Old Fund, empresa de Vandenbroele.

Según pudo saber Clarín, la defensa de Boudou no se esperaba este giro en las causas. “Nos sorprendió, pero no nos preocupa, no sabemos qué puede decir”, insistieron desde el entorno del ex vice, donde repiten que “ellos no se conocen”.

Núñez Carmona vio la noticia en el pabellón y enseguida llamó por teléfono a su abogado, Matías Molinero. “¿Cuándo declara?” fue lo primero que consultó. La fiscalía ya le fijó fecha para que declare como imputado protegido mañana.El abogado del socio de Boudou indicó que no les resultó “sorpresiva” la decisión de Vandenbroele. “Dio el primer indicio cuando pidió tener defensa oficial”, comentaron.

Clarín ya había contado meses atrás una primera negociación frustrada para “arrepentirse”. Concretada ahora la jugada, la duda -que también carcome a sus compañeros de causa- es qué puede llegar a decir. La semana pasada, durante una de las indagatorias, Núñez Carmona calificó a “Alejandro” como “un gran amigo, una gran persona”. Y sostiene que nada de lo que aporte lo “compromete”.

En el entorno de Núñez Carmona suponen que la información que aportará estará vinculada a la renegociación de la deuda de Formosa (que podría complicar al gobernador Gildo Insfrán, además de a Boudou) y también datos sobre quiénes participaron de la financiación -y la arquitectura para disimularla- para levantar la quiebra de Ciccone y ponerla en marcha ya bajo control de The Old Fund. Al respecto, el mencionado en los pasillos judiciales es el banquero Jorge Brito. w 

VER MÁS EN MSN:

PPK firma acuerdos con Macri para reforzar la relación bilateral

Volver a reproducir video

MSN Apps para todos tus dispositivos


Más de Clarín

image beaconimage beaconimage beacon