Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Comenzó el juicio contra el cura Ilarraz por el abuso de siete seminaristas

logotipo de LA NACION LA NACION 17/04/2018 Copyright 2012 SA LA NACION | Todos los derechos reservados
El sacerdote Justo José Ilarraz ingresa en la sala de audiciencia custodiado por la policía © LA NACION El sacerdote Justo José Ilarraz ingresa en la sala de audiciencia custodiado por la policía

PARANÁ.- Un cardenal, tres obispos, 24 párrocos y cuatro exsacerdotes forman parte de la lista de testigos del histórico juicio que comenzó ayer en la capital entrerriana, y que tiene sentado en el banquillo de los acusados a Justo José Ilarraz, el cura acusado de haber cometido reiterados abusos sexuales contra siete menores que estaban a su cargo en el Seminario Menor de Paraná, entre los años 1984 y 1992.

A Ilarraz se lo acusa de haber abusado de seminaristas que vivían como estudiantes internos en el Preseminario de Paraná, donde él ocupaba el cargo de prefecto y preceptor de los menores que cursaban el colegio secundario con miras a continuar la carrera sacerdotal.

Ayer, en una audiencia que se extendió por casi ocho horas, a puertas cerradas, tres de los denunciantes declararon y dieron cuenta del modo en que Ilarraz habría intentado seducirlos, cómo los premiaba si lograba sus propósitos sexuales y cómo ejercía sobre ellos abusos con acceso carnal una vez que lograba llevarlos a su habitación.

"Fueron tres testimonios coincidentes en lo sustancial, pero también en los detalles sobre el modo en que actuaba Ilarraz", dijo a LA NACION Walter Rolandelli, uno de los tres abogados que tienen a cargo la querella. "Los testimonios fueron muy conmovedores y hablaron claramente de una metodología de acción por parte del procesado", agregó.

Las víctimas dijeron que Ilarraz aplicaba un sistema de premios y castigos en función del resultado alcanzado en sus propósitos abyectos. Según los testimonios, para ganarse la confianza de los menores el religioso les ofrecía comida extra, paseos en auto y entradas para ir a ver jugar al equipo de Patronato de la Juventud Católica.

Luego de ese "operativo de acercamiento" llegaba el momento de ir a la habitación privada del sacerdote, donde comenzaban los masajes, luego las masturbaciones y, finalmente, las violaciones, según se describió en las denuncias de cargo.

"Ilarraz era nuestro confesor, profesor, prefecto, director espiritual durante el día. Por la noche era nuestro abusador. Además tenía mucho poder, al punto de manejar buena parte de la economía del seminario", dijo "H", forma en la que fue identificado uno de los denunciantes que en noviembre de 2016 dio su testimonio a LA NACION.

Ayer, "H" habló durante más de tres horas ante jueces, fiscales, querellantes y el defensor del sacerdote. Contó que acudió a las autoridades del seminario y del Arzobispado local para hacerles saber lo que estaba ocurriendo, pero que no consiguió más que un pedido para que hiciera silencio, bajo juramento.

Los testimonios que ayer se dieron en los Tribunales de la capital entrerriana mencionan al actual cardenal Estanislao Karlic, que al momento de los hechos denunciados era arzobispo de Paraná. Ocurre que Karlic escuchó de boca de los menores sus denuncias y, no obstante, lo único que hizo la cúpula eclesiástica fue sustanciar un juicio diocesano en el que los seminaristas se convirtieron en testigos de cargo sin ningún representante a su lado ni posibilidad de hablar de los hechos con sus familiares.

Luego de ese proceso interno, Ilarraz fue enviado al Vaticano, donde logró egresar de la Pontificia Universidad Urbaniana con el título de licenciado en Misionología, tras presentar una tesis referida a los niños en las misiones evangélicas.

"Contamos los que nos pasó y lo que hizo la Iglesia fue encubrir y premiar al abusador", dijo ayer uno de los testigos ante los jueces.

El tribunal decidió que una junta médica analice el estado de los arzobispos eméritos de Paraná, el cardenal Karlic y Mario Maulión, quienes pidieron no declarar en el juicio por problemas de salud.

Los testimonios de ayer indican que ambos fueron informados de lo que pasaba en el Seminario Arquidiocesano de esta ciudad cuando Ilarraz era el responsable de velar por la integridad y seguridad de los menores.

"Los testimonios escuchados fueron contundentes y coincidentes en cuanto a describir el hecho. Hasta ahora lo único que se ha escuchado por parte de la defensa es un planteo de prescripción, porque en materia de pruebas nosotros tenemos muchas más", dijo el fiscal Álvaro Piérola.

MÁS NOTICIAS DE ARGENTINA EN MSN: Las mujeres que encabezan la lucha feminista en Argentina

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon