Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La millennial argentina que se animó a mandar su CV a Pixar y ahora triunfa como diseñadora transmedia

logotipo de Infobae Infobae 22/09/2017 Maia Chacra
Entró a Pixar sin contactos. Sólo se animó a mandar su CV (Agustín Marcarian) © Proporcionado por THX Medios S.A. Entró a Pixar sin contactos. Sólo se animó a mandar su CV (Agustín Marcarian)

Caterina tiene 28 años, pero su sonrisa tímida y su pelo lacio le sacan unos 10 años. Bien podría ser una adolescente en sus primeros pasos por la facultad. Pero no. Caterina Grasso ya está llegando a los 30, pero todavía le falta. Por ahora, esta joven millennial recibida de la carrera de Diseño de Imagen y Sonido de la Universidad de Palermo (UP) es uno de los nuevos talentos de Pixar, el estudio de animación más famoso, más fantástico del mundo; esa meca de fantasía por la que miles de personas harían lo que sea para llegar.

Y ella llegó. No conocía a nadie. Sólo se animó. Una chica común, estudiosa -habla chino mandarín, y fanática de la película "Hércules" de Disney, mandó su CV como cualquier "hijo de vecino" y así, sin más, sin vueltas, la llamaron. De un currículum a un sueño. Sin dudarlo ni por un segundo, esta porteña emprendió viaje a San Francisco, Estados Unidos junto a su novio, que decidió acompañarla a la maravillosa aventura de trabajar en una empresa como lo es Pixar, fundada nada más ni nada menos que por Steve Jobs.

Caterina Grasso es el nuevo talento argentino de Pixar (Agustín Marcarian) © Proporcionado por THX Medios S.A. Caterina Grasso es el nuevo talento argentino de Pixar (Agustín Marcarian)

Pixar, para los pocos que no estén familiarizados, es el estudio de animación detrás de joyas cinematográficas como "Toy Story", "Monsters Inc.", "Buscando a Nemo", "Up", o "WALL-E". Caterina ahora se encuentra trabajando en "Coco", la próxima película en 3D producida por Pixar y distribuida por Disney, inspirada en la fiesta mexicana del Día de Muertos.

En Argentina, Caterina se sentó a dialogar con Infobae, para revelar detalles sobre su fantástico viaje por la fábrica de sueños.

-Queríamos que nos cuentes un poco cómo hiciste para entrar a trabajar en Pixar.

-Yo estudie acá, en la UP. Después de eso trabajé y mientras trabajaba armé mi portafolio y lo mandé por la web de ellos. Todo online, cero conexiones, ¡nada! Así que lo mandé y me llamaron. Me dijeron que estaban interesados para tener una entrevista y bueno, después de un proceso de admisión me llamaron y me fui. Trabajo en Pixar hace un año y medio.

-¿Qué sentís al trabajar en un lugar como Pixar? ¿Es imponente?

-La verdad que sí. El lugar es súper imponente. Antes de ir para allá pensaba, bueno, va a ser increíble. Es una compañía enorme y no me desilusionó para nada. Es impresionante y la gente la verdad que es de un nivel increíble, gente muy humilde y cero egos…

-¿Dónde está ubicada?

-Está en Emerville, el área se llama East Bay y es enfrente de San Francisco, cruzando el Bay Bridge.

-¿Tu trabajo puntualmente cuál es?

-Mi trabajo es hacer sets, que serían todos los escenarios como los backgrounds de las películas. Todo absolutamente digital.

-¿Cuántos argentinos promedio pensás que trabajan ahí?

-El líder, en "Coco", en el equipo que yo estoy de modelado es Gastón, que también es argentino, y somos él, yo y también una chica que nació acá.

Hoy trabaja como directora técnica de sets © Proporcionado por THX Medios S.A. Hoy trabaja como directora técnica de sets

-¿Qué me podés contar de la compañía que te llamó mucho la atención?

-Las computadoras son de última generación, las máquinas que hacen los readers son impresionantes. Es futurista pero con mucho estilo, mucho diseño.

-¿Conocés a alguien de la empresa que haya tenido el privilegio de conocer a Steve Jobs?

-Lo que está bueno de la compañía es que vos caminás por el hall o vas a comer y te cruzás con hitos de la actuación, con directores como John Lassester (CCO de Pixar y Disney Animation) o gente que también conoció a Steve Jobs, o gente muy conocida de la industria, y son todos súper simples, súper humildes y eso creo que es lo que más me gusta

-Hay muchos mitos sobre Steve Jobs. ¿Qué se sabe ahí internamente?

-Como el falleció bastante antes de que yo entrara, como que no lo nombran mucho, pero es un tipo muy querido para Pixar. El edificio principal se llama "Steve Jobs Building" en homenaje a él.

“Coco”, la nueva película de Pixar en la que trabaja Caterina © Proporcionado por THX Medios S.A. “Coco”, la nueva película de Pixar en la que trabaja Caterina

-¿Y qué hay en ese edificio?

-De un lado está todo lo que es técnico, que es donde estoy yo haciendo los sets o los personajes, después efectos y toda la parte técnica y del otro lado la animación. Entonces es como el edificio principal. Y los directivos tienen sus oficinas ahí.

-Trabajando en Pixar, ¿qué aspiraciones tenés de acá a 10 años? ¿Hacer una película?

-Me encantaría. No sé si una peli porque es algo muy largo, pero seguramente un corto o ir subiendo en el equipo. Pero sí, dirigir un corto es lo que me gustaría hacer.

-¿Cuánto se tarda en hacer una película como "Cars" o "Coco"?

-Depende mucho de la peli, pero por lo general, desde que empieza con la preproducción y la idea promedio serían cuatro años. Es un proceso largo. Cada vez que entro por la puerta voy agradecida y emocionada de haber podido llegar a trabajar en un lugar así.

Dice que para lograr entrar se necesita “timing” y muchas, muchas ganas (Agustín Marcarian) © Proporcionado por THX Medios S.A. Dice que para lograr entrar se necesita “timing” y muchas, muchas ganas (Agustín Marcarian)

-¿Qué le dirías a la gente que la está remando, que tiene sueños como vos, de emprender, de sumarse a una de estas compañías?

-Es muy importante el timing y el tema de las visas. A veces podés ser el mejor candidato para un posible trabajo o posición, pero el timing y la visa son dos factores más limitantes. Y por otro lado saber que sí se puede. Siempre con mucho trabajo, mucho esfuerzo. Sentarse y practicar, practicar, practicar… pero se llega. Y no es necesario conocer a nadie ni tener ningún contacto. Si uno le pone ganas, se puede.

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon