Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los rectores no encuentran una salida a la toma de colegios

logotipo de LA NACION LA NACION 22/09/2017
Alrededor de 30 escuelas siguen tomada en Capital © Fabián MarelliFabián Marelli Alrededor de 30 escuelas siguen tomada en Capital

Los rectores de las escuelas tomadas dejaron de dirigir los establecimientos mientras los centros de estudiantes se hacen cargo. Aunque hay consenso en la necesidad de que se levanten las tomas, algunos se muestran más empáticos con los jóvenes y otros exigen terminar con la medida de inmediato. Las autoridades coinciden en que hubo falta de información y mala comunicación desde el ministerio de Educación porteño sobre la reforma educativa.

"Lo positivo es que esta situación rompe con el estereotipo del estudiantado desinteresado", dice Martín Ortiz, director de la escuela N°6 del distrito 19. Considera que "es importante realizar una reforma en las escuelas para poder brindar respuestas a las necesidades del siglo XXI, pero es indispensable la participación de todos los actores".

"Las tomas impiden el encuentro diario entre estudiantes y docentes; se suspenden proyectos y actividades", dice Leandro Rodríguez, rector de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, que está tomada. El colegio es de la UBA, por lo que no le afecta la reforma propuesta por el ministerio, pero realizan la protesta en solidaridad con los otros colegios.

Rodríguez explicó que el equipo directivo permanece dentro del establecimiento durante el horario escolar, pero que se le envió una carta a toda la comunidad educativa que informaba que no hay adultos responsables en la escuela por las noches. Los docentes no están presentes en la escuela.

Gustavo Zorzoli, rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, también se comunica diariamente con los padres y en su carta de ayer insistió en la necesidad de levantar la toma, "volvemos a pedir a las familias que hablen con sus hijos sobre la necesidad de volver a clases", dijo.

Algunos rectores manifestaron gran disconformidad con la reunión convocada por la ministra Soledad Acuña ayer, en la que participaron estudiantes, padres y autoridades de 100 colegios. "Esto propicia que los centros de estudiantes tomen las escuelas", dijo Agustín, el rector de una escuela que no está tomada y que no quiso difundir su nombre. Sostuvo que el ministerio había mostrado "falta de voluntad para escuchar".

Además, los rectores, en general, se manifestaron muy disconformes por no poder hacer uso de la palabra en la reunión. Hicieron un pedido de que conste en el acta este impedimento a hablar. La Defensoría del Pueblo, que también participó de la reunión, explicó que se dio prioridad a que los chicos fueran los oradores por la gran cantidad de participantes en el encuentro. La ministra Acuña dijo que participaron más de trescientas personas y que fueron 35 los estudiantes que se anotaron como oradores.

"Está complicada la situación, los chicos van por todo y no negocian, están politizados", dice el rector de una escuela de Caballito que prefiere no dar su nombre. "La comunicación del ministerio fue pésima, aunque el encuentro con la ministra es un avance en esta instancia de diálogo", agregó. Se manifestó satisfecho con la decisión del ministerio de que "todos los documentos de la reforma van a estar subidos a la página".

"Nuestra escuela nunca se tomó", dice Marisa Bel Obón, rectora de la escuela Técnica N°5, del distrito 11. "Estamos en desacuerdo con las tomas porque los chicos tienen que estar en la escuela", agregó. Camila Cassano, que es la presidente del Centro de estudiantes de la misma escuela, coincide con la rectora: "Tenemos una política de que si queremos defender la educación no podemos quedarnos sin educación, hay maneras más legales para defender esto". Ambas insistieron sobre la necesidad de información.

La toma de colegios comenzó el 29 del mes pasado en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano. La medida se implementó porque los estudiantes se oponen a la reforma educativa propuesta por el Ministerio. Rechazan principalmente las prácticas educativas, e insisten en una prórroga para la implementación de la misma, prevista para 2018. Exigen que se les permita participar en mesas de trabajo sobre el proyecto.

Desde entonces, se sumaron varios estudiantes a la protesta. El Ministerio informó hoy que son 23 los establecimientos tomados, más los dos colegios universitarios, el Instituto de Educación Superior Carlos Pellegrini y el Colegio Nacional Buenos Aires.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon