Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Abuchearon al rey Felipe y a Mariano Rajoy en una nueva marcha contra el terrorismo en Barcelona

logotipo de LA NACION LA NACION 26/08/2017

MADRID.- Con un fortísimo silbido al rey Felipe y al presidente del gobierno Mariano Rajoy , así como con reclamos de "independencia, ¡ya!", Barcelona volvió a protagonizar una multitudinaria marcha de condena al terrorismo, diez días después del doble atentado en esa ciudad.

Bajo el lema "¡No tinc por!" ("No tengo miedo", en catalán), la marcha buscaba homenajear a las víctimas de doble atentado con atropello múltiple y apuñalamiento, que causó 15 muertos y más de 120 heridos diez días atrás, además de dar un nuevo grito contra el terrorismo.

Es la primera vez que una marcha de este tipo no es encabezada por autoridades nacionales sino por organizaciones civiles y por quienes colaboraron en la primera hora del atentado.

Masiva marcha por la unidad a diez días de los atentados en Barcelona © Albert GeaAlbert Gea Masiva marcha por la unidad a diez días de los atentados en Barcelona

Taxistas, bomberos, médicos, policías y voluntarios marcharon a la cabeza de la marcha. Los floristas de la ciudad aportaron flores para distribuir entre los manifestantes. Ellos también asistieron a las víctimas tras el atropello en Las Ramblas.

Poco después de la cabecera se vio el avance del rey Felipe y de Rajoy, junto con otras autoridades nacionales. Serio, el rey soportó y soporta fuertes silbatinas. Es la primera vez que se vio algo así en este tipo de expresiones solidarias y condenatorias de la violencia.

La columna avanzó por el Paseo de Gracia, una de las arterias principales de la ciudad. Lo mismo se repite en Cambrils, escenario del segundo atentado. Otras ciudades del país se sumaron a la marcha.

El doble atentado del pasado 17 de agosto fue el primero de signo integrista que ocurrió en España luego de 13 años en los que este tipo de ofensiva pudo evitarse.

Fue también el primero que se adjudicó el grupo terrorista Estado Islámico . El precedente inmediato fueron los atentados de la estación de Atocha, en el 2004, que llevó la firma del desgastado Al Qaeda .

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon