Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Al menos 10 muertos en un ataque aéreo en el este de Siria

logotipo de Associated PressAssociated Press 18/04/2017 Por BASSEM MROUE

BEIRUT (AP) — Al menos 10 personas murieron el lunes en un ataque aéreo de la coalición que lidera Estados Unidos sobre una localidad oriental siria controlada por el grupo extremista Estado Islámico, según activistas sirios de oposición. Docenas de personas habrían resultado heridas.

El bombardeo del lunes por la noche en Boumakal, en la frontera con Irak, fue similar a otros realizados por la coalición internacional que ha atacado a la milicia radical en ambos países, señalaron los activistas.

En las últimas semanas han muerto decenas de civiles en bombardeos de la coalición que lidera Estados Unidos, al intensificarse la lucha con los extremistas.

Human Rights Watch afirmó el martes en un reporte que las fuerzas estadounidenses no parecían haber tomado las medidas de precaución necesarias para evitar víctimas civiles en un bombardeo en marzo en el que murieron docenas de personas, registrado en la provincia norteña de Aleppo, Siria.

Las autoridades estadounidenses dijeron entonces que el ataque del 16 de marzo había golpeado una reunión de Al Qaeda y matado a docenas de milicianos. Sin embargo, activistas sirios de oposición dijeron que unas 40 personas, la mayoría civiles, habían muerto en la abarrotada mezquita de Omar Ibn al-Khattab, en el distrito de Jeeneh. Washington dijo en su momento que no veía base para los reportes sobre víctimas civiles.

El informe de 16 páginas de HRW dijo no haber encontrado pruebas que respaldaran la afirmación de que en la mezquita se reunían miembros de Al Qaeda ni de otros grupos armados. En el momento del ataque se estaba celebrando una lectura religiosa e iban a comenzar las plegarias.

"Estados Unidos parece haber errado de forma fundamental en varias cosas en este ataque, y docenas de civiles pagaron el precio", dijo Ole Solvang, subdirector de emergencias en HRW. "Las autoridades estadounidenses tienen que determinar qué salió mal, empezar a hacer sus tareas antes de lanzar ataques y asegurarse de que no vuelve a ocurrir".

El ataque del lunes en Boukamal dejó decenas de muertos y heridos, según grupos opositores.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo el martes que 13 civiles habían muerto en el ataque, incluidos mujeres y niños, así como tres combatientes del grupo EI.

El activista de oposición Omar Abu Laila, que ahora reside en Europa pero procede de la provincia donde se produjo el ataque mantiene contactos en la zona, informó de 10 muertos, incluida una familia iraquí de cuatro miembros. El grupo EI acordonó la zona y cortó todas las comunicaciones tras el ataque, que causó daños graves en al menos cuatro edificios, señaló.

"El número de víctimas es enorme", dijo Abu Laila, añadiendo que se estaban empleando los altavoces de la mezquita para instar a la gente a acudir a los hospitales y donar sangre.

El grupo EI llegó a controlar amplias extensiones de Siria e Irak, donde el grupo declaró un califato en 2014. En el último año los extremistas han sufrido una serie de derrotas ante un mosaico de fuerzas sirias e iraquíes.

image beaconimage beaconimage beacon