Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Alejandro Tullio, el hombre que está en todas las elecciones

logotipo de LA NACION LA NACION 15/08/2017

Es el "señor elecciones". Aunque cambie el signo del gobierno, él está. Alejandro Tullio es, desde hace más de quince años, un hombre clave para las noches de definiciones electorales. También, el blanco de críticas cuando los resultados se conocen demasiado tarde o se presentan dificultades en el escrutinio.

De extracción radical, Tullio asumió al frente de la Dirección Nacional Electoral (DINE) en 2001, cuando gobernaba Fernando de la Rúa. Mantuvo su puesto en la gestión de Eduardo Duhalde y se quedó en los tres mandatos de los Kirchner. Cuando se apartó de su cargo, en diciembre de 2015, se fue, literalmente, con una urna bajo el brazo.

Alejandro Tullio, el hombre que está en todas las elecciones © LA NACION Alejandro Tullio, el hombre que está en todas las elecciones

Cuando parecía que estaba lejos del barro, este año, el Correo Argentino lo contrató como "director de asuntos institucionales" en materia electoral. Tras el fracaso de la boleta electrónica, el Gobierno reconoció que nadie mejor que él conoce las urnas, la logística y las picardías habituales en los comicios.

En las elecciones presidenciales de 2015, como ahora, hubo quejas y suspicacias en torno del escrutinio provisorio. También se había contratado a la empresa Indra. En aquel entonces, Tullio avisó que los primeros datos no llegarían hasta la medianoche.

Y así fue: pasaron seis horas desde el cierre de las urnas hasta que se conocieron los primeros resultados parciales, que daban como ganador a Mauricio Macri. En ese momento, las urnas de los puntos calientes del conurbano, que suelen ser las últimas en llegar, eran las que podían achicar la diferencia a favor de Daniel Scioli.

Ayer, por orden del Gobierno, los primeros resultados se conocieron a las 21. La primera foto mostró a Esteban Bullrich siete puntos arriba de Cristina Kirchner.

Tullio se ríe de las quejas por el escrutinio provisorio. Hace años que conoce los ritmos de las urnas y las presiones del oficialismo y de la oposición. Con un historial de elecciones en su haber, en estas PASO decidió irse a dormir antes del final del conteo. Sabía que el de ayer iba a ser un día ajetreado, lleno de cuestionamientos por responder.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon