Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ante el desafío de crecer

logotipo de LA NACION LA NACION 23/08/2017

Diversidad es el término de moda en los negocios, pero las economías regionales fueron precursoras, porque lo tienen en su esencia desde el inicio de sus actividades: maní, vino, azúcar, cítricos?, la producción es tan variada como rica. El sector está resurgiendo tras años de estar hundido, pero aún tiene trabas impositivas y de infraestructura por resolver. Por ello, LA NACION reunió a 20 especialistas en la tercera edición de Economías Regionales, encuentro que fue moderado por los periodistas José Del Rio y Carla Quiroga.

En el primer panel, Roberto Basualdo (senador y presidente de la comisión de Economías Regionales) destacó las tareas legislativas útiles para el sector, como la ley pyme o la posible ley de reforma del mercado de capitales. Diego Fainburg (Materiabiz) estudió cientos de empresas de todo el país y explicó cómo las que recién nacen pueden sobrevivir a tasas de fracaso que asustan: con modelos de negocios originales. El incremento de impuestos, especialmente de Ingresos Brutos, fue el tema que abordó Andrés Mir (Iaraf), mientras que Germán Di Bella (FADA) repasó los problemas de logística y de falta de inserción en mercados internacionales.

Las estrellas del segundo panel fueron el maní, las frutas y el azúcar. Soledad Izquierdo (Coca-Cola) describió cómo la marca impacta en los productores citrícolas de la Argentina; Fernando Nebbia (Centro Azucarero Argentino) destacó la "mudanza" del azúcar del sector alimentario al energético, y Javier Martinetto (Cámara Argentina del Maní) señaló los desafíos de agregar valor de un sector que ya es exitoso.

Un aumento en dólares del 50% para los precios, pero de hasta el 160% para los costos. Esa es la encrucijada de las economías regionales que describió Jorge Day, economista senior del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) en Mendoza. Resaltó que, si bien existe una situación compleja, lo positivo "es que llegó el tiempo del replanteo" para el sector.

Luego, más casos: los alimentos, el vino y la bioenergía. Gastón Pérez Izquierdo (Catena Zapata) dio un diagnóstico no muy optimista de la industria vitivinícola y Guillermo Barzi Canale (Establecimiento Humberto Canale) dijo que el sector frutihortícola se encuentra "empantanado". Por su parte, Verónica Nohara (Newsan Food) narró cómo una compañía de electrónica creó su división de alimentos y hoy exporta langostinos, miel y maní; mientras que Manuel Ron (Bio4) se explayó sobre las posibilidades de desarrollo que da la transformación en origen del maíz, pero también de la oportunidad de Río Cuarto, Córdoba, de convertirse en "el Silicon Valley de la energía".

Las cuestiones de la macroeconomía estuvieron bajo la lupa de Daniel Funes de Rioja (Copal), quien criticó algunas tasas municipales, y Diego Giacomini (Economía y Regiones), quien hizo hincapié en la necesidad de bajar el gasto público. Por su parte, Mariano Lamothe (Abeceb) se refirió a los problemas de infraestructura y Ernesto Ambrosetti (Fondagro) contó cómo se logra financiar a los pequeños productores.

Para el final, los emprendedores Martín Carro (Pura Frutta), Luis Robbio (Belatrix), Lucila Bonzi (Almandina) y Leandro Merlo (Arytza) contaron las historias de sus proyectos. Carro narró cómo le llevó dos años de viaje para llegar a exprimir la primera manzana del jugo 100% natural que produce y que quiere exportar. Bonzi relató su despegue desde Salta hasta el resto del país con sus objetos de diseño inspirados en la cultura del norte argentino. En tanto, Robbio, desde Mendoza, llegó con su desarrollo de software hasta Silicon Valley, y Merlo explicó por qué sus condimentos debieron salir de los supermercados argentinos para luego llegar a las góndolas estadounidenses.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon