Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Aseguran que la reforma tributaria debe ser gradual y tornarse una política de Estado

logotipo de LA NACION LA NACION 24/08/2017

Al final, llegaron los responsables de concretar el objetivo sobre el que se habló todo el día. Así fue como aparecieron en escena "los políticos", tal como se nombró al último panel de la jornada sobre Reforma Tributaria, organizada por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí, la coincidencia fue absoluta: la reforma tributaria debe ser gradual y tornarse una política de Estado.

Luciano Laspina, diputado nacional por Cambiemos y presidente de la Comisión Bicameral de Reforma Tributaria; Juan Manuel Abal Medina, senador nacional por Frente para la Victoria, y Marco Lavagna, diputado nacional por el Frente Renovador, fueron los encargados de delinear el rumbo que tomará la mencionada reforma tributaria. En tanto, Humberto Bertazza, presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas y moderador del panel, afirmó que el sistema que se imponga deberá ser simple, neutral y estable.

"Quisiera transmitir lo que hemos escuchado en las sesiones que tuvimos este año en la Comisión Bicameral. Hoy la Argentina tiene que ir sobre un sendero muy delicado, con reducción del déficit fiscal, y debe encarar una reforma tributaria con múltiples obstáculos, porque hay un sistema impositivo muy distorsivo, entre otras cosas. Por eso digo que la reforma debe ser gradual", dijo Laspina.

Enseguida, el legislador hizo una comparación con América latina y mencionó que en la región no existe, como sí ocurre en la Argentina, el impuesto al cheque e Ingresos Brutos y tasas municipales. "Claramente, hay que hacer algo con esto, pero no se puede hacer de una forma abrupta", explicó.

Siguiendo con la comparación con la región, Laspina dijo que, si se miran las últimas reformas de América latina, se ve que tienen como ejes centrales la eliminación de los impuestos al comercio exterior y la generalización del IVA. "Otra cosa que han hecho ha sido la reducción de exenciones preferenciales. Hay tendencia a la creación de impuestos buenos, que penalizan la contaminación, y otros de incentivos económicos", expresó.

"¿Cuál es el principal desafío?", se preguntó Abal Medina. Y se respondió: "Generar un acuerdo y pensar esta temática como política de estado. Porque cuando se observa la evolución de la recaudación en la Argentina, se ve cómo van tomando relevancia los impuestos distorsivos, que son más fáciles de hacer crecer. Esta cuestión es central".

Frente a este escenario, Abal Medina, comentó que hay una herramienta fundamental, que viene trabajando muy bien, que es la AFIP. Asimismo, agregó que hay una oportunidad única de transformar al federalismo de un problema en una solución, yendo hacia un federalismo más asociativo, con instrumentos de cooperación.

Por su parte, Lavagna enfatizó que es hora de llevar a cabo la reforma tributaria. "Y el dato positivo es que hay coincidencia entre todos los involucrados. Habrá discusiones muy fuertes, pero en busca de un objetivo en común. Los principales sectores políticos coincidimos en que es necesaria una reforma tributaria y en que hay que bajar la presión fiscal que hoy impera. Ese es un punto de partida importante", señaló el legislador.

Juan Manuel Abal Medina, Humberto Bertazza, Luciano Laspina, Marco Lavagna © LA NACION Juan Manuel Abal Medina, Humberto Bertazza, Luciano Laspina, Marco Lavagna

Lavagna también remarcó que hay que hacer una reforma impositiva que en la práctica se pueda aplicar, y por eso es bueno escuchar a distintos sectores. "Tenemos que lograr una discusión muy profunda, donde se discuta cómo financiamos el déficit fiscal. El ajuste no es la vía adecuada", opinó.

Ante la pregunta de cómo se va a hacer para lograr consenso entre todas las partes, los panelistas coincidieron en que a eso se va a llegar gradualmente también. "Se va a crear una ventana de oportunidad muy grande para arribar a ese consenso. Claro que en un año electoral se enfatizan más las diferencias que los consensos, pero con el diálogo todo se puede lograr", dijo Laspina.

De ese consenso, concluyó Bertazza, deberá emerger una reforma tributaria que contenga los lineamientos fijados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para que esa reforma tenga éxito: debe ser contracíclica, favorecer el crecimiento, fomentar la inclusión, respetar el tema de la sólida capacidad tributaria y tener prudencia.

Nada de esto será posible, señalaron los legisladores, si no existe el compromiso de las provincias, para morigerar Ingresos Brutos. "Es un gran momento para hacer la reforma fiscal en las provincias, porque hoy tienen fondos de coparticipación que antes estaban en manos de la Nación. Es una agenda que se les debe plantear a los gobernadores. Esto se puede dar mediante un pacto de las provincias o por una competencia impositiva entre estos estados", remarcó Laspina.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon