Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Asesinan en Sinaloa al periodista mexicano Javier Valdez

logotipo de Associated PressAssociated Press 16/05/2017 Por MARÍA VERZA y PETER ORSI, Associated Press

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Javier Valdez conducía el lunes a plena luz del día por una calle que debía conocer bien, apenas a una cuadra de su oficina, cuando se convirtió en la última víctima de una oleada de asesinatos de periodistas que ha golpeado a México.

Hombres enmascarados obligaron a Valdez a bajar de su Toyota Camry rojo, lo mataron a tiros y abandonaron su cuerpo en mitad de la calle, según Ríodoce, la publicación que él ayudó a fundar.

El auto se encontró esa tarde en una acera junto a una escuela primaria, encajado entre un poste telefónico y una pared, con el motor aún encendido y la marcha puesta.

Valdez, un periodista premiado especializado en cubrir el tráfico de drogas y el crimen organizado, fue asesinado en el estado norteño de Sinaloa, que es de desde hace años un lugar de gran actividad de los cárteles de las drogas.

Es al menos el sexto periodista asesinado en México desde principios de marzo, una cifra inusualmente alta incluso para uno de los países más mortales para los profesionales de los medios.

Imágenes divulgadas en la prensa local mostraron el cuerpo caído en medio de una calle y cubierto con una sábana azul. A su alrededor había 12 conos amarillos que la policía suele utilizar para marcar los lugares donde se localizan pruebas como casquillos de bala. El laptop y el celular de Valdez habían desaparecido, según Ríodoce.

La fiscalía anunció que investigaba si el asesinato se debía al trabajo de Valdez o a un robo de auto que se torció. El presidente, Enrique Peña Nieto, condenó el “indignante crimen”.

Valdez, que también era corresponsal para el periódico nacional La Jornada, era un periodista reconocido a nivel internacional y había escrito varios libros sobre el narcotráfico.

Estaba considerado como una fuente poco habitual de periodismo independiente y de investigación en Sinaloa, dijo Jan-Albert Hootson, representante en México del Comité para la protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York.

Por ese motivo, señaló Hootson, tanto Valdez como su revista y sus colegas “estaban siempre bajo amenazas”.

Agresores no identificados lanzaron una granada a las oficinas de Ríodoce en 2009, días después de que el medio publicara una investigación sobre el tráfico de drogas, según el CPJ. Nadie resultó herido.

La organización ha documentado unas 40 muertes de periodistas en México que se confirmó guardaban relación con el trabajo de las víctimas desde 1992. Otros 50 fueron asesinados en ese periodo bajo circunstancias que no se han aclarado.

Los periodistas atacados en México son con más frecuencia reporteros locales en lugares donde el estado de derecho es débil, pero también han sido asesinados periodistas conocidos a nivel nacional como Valdez y Regina Martínez Pérez, fallecida en 2012. En la última ronda de asesinatos murió también Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada en el estado norteño de Chihuahua, abatida a tiros en marzo.

Sinaloa es desde hace mucho tiempo un núcleo del narcotráfico, hogar del Cartel de Sinaloa liderado por el conocido capo Joaquín “El Chapo” Guzmán, que está en una prisión de Nueva York a la espera de juicio por varios cargos. Los expertos señalan que la detención y extradición de Guzmán el año pasado en enero han llevado inestabilidad a la zona, donde facciones rivales luchan por el control de la organización.

“El narco allá es una forma de vida”, había dicho Valdez el pasado mes de octubre en una entrevista con Rompeviento TV, una televisora por internet. “Uno tiene que asumir la tarea que le toca siendo periodista; es eso, o te haces tonto; yo no quiero que me digan qué estabas haciendo tú ante tanta muerte”.

Hootson describió a Valdez como un hombre cercano y cordial, apreciado por otros periodistas que solían pedir su ayuda para manejarse y comprender el complejo y peligroso estado.

“Su puerta siempre estaba abierta... Compartía su conocimiento con todos y por eso es una gran pérdida para todo el mundo”.

Valdez fue galardonado en 2011 por el CPJ, que publicó un reporte este mes alertando de la impunidad rampante que deja a los periodistas vulnerables a ataques en México.

La Procuraduría Federal de la República sustituyó el miércoles pasado al responsable de su división responsable por investigar los asesinatos de periodistas. Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, un abogado con experiencia en derecho internacional y derechos humanos, asumió el cargo.

___

Peter Orsi está en Twitter como www.twitter.com/Peter_Orsi

image beaconimage beaconimage beacon