Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Autos: terminaron las discusiones técnicas y apuran una definición

logotipo de Tiempo Argentino Tiempo Argentino 29/05/2014 Martín Ferreyra
Autos: terminaron las discusiones técnicas y apuran una definición © INFOnews Autos: terminaron las discusiones técnicas y apuran una definición

Las comisiones técnicas de los ministerios productivos de Argentina y Brasil concluyeron ayer las reuniones pautadas para discutir los términos del comercio bilateral automotriz. De acuerdo a lo convenido, los técnicos informarán a los ministros de sus respectivos gobiernos con expectativas de que se tome una decisión antes del 30 de junio, día en el que vence el acuerdo vigente.
El martes último, luego de la primera reunión, fuentes del Ministerio de Industria informaron que se habían registrado avances en relación con el tema del flex, la fórmula matemática que establece la cantidad de dólares que uno de los países puede exportar al otro en relación con las importaciones que recibe de su contraparte.
Sin embargo, fuentes privadas que accedieron al encuentro de ayer consignaron a Tiempo Argentino que los avances iniciales quedaron "en suspenso" y abogaron "con fuerza" a un desenlace político por mediación de los titulares de las carteras de cada lado. En la actualidad, los brasileños exportan al mercado argentino 1,95 millones de dólares por cada millón que reciben en importaciones desde este lado de la frontera. La posición del gobierno nacional es importar como máximo 1,3 millones por cada millón que se exporta al país vecino.
La posición de los técnicos del país vecino contrasta con declaraciones que el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Mauro Borges, pronunció después de las reuniones en Brasilia, a fines del mes pasado. En aquella ocasión, ese funcionario se refirió a la supuesta voluntad del gobierno de Dilma Rousseff de ampliar los niveles de compra de autopartes argentinas.
No obstante, según los testigos consultados, esa voluntad fue objeto de diferencias. "Ellos (por los técnicos que responden a Borges) quisieron dejar el flex como está ahora, en casi U$S 2 millones, pero Argentina también se mantuvo firme en su idea de bajarlo a 1,3." Mientras se desarrolló la mesa de negociación, empresarios de las cámaras privadas argentinas del sector como ADEFA (que nuclea a las terminales) y AFAC (que reúne a las autopartistas) mantuvieron reuniones "next door" pero finalmente no fueron convocadas. Lo propio sucedió por el lado de los empresarios brasileños asociados a la cámara Anfavea.
Pese al suspenso que quedó después de la entrevista de ayer, el objetivo sigue siendo rubricar un acuerdo provisorio que rija hasta el establecimiento de un nuevo protocolo desde el año que viene. El mismo Borges reconoció días atrás en diálogo con la prensa que las condiciones actuales favorecen ampliamente a la producción brasileña, especialmente a partir del compromiso del gobierno argentino de suspender los controles a la entrada de vehículos.  «

Más de Tiempo Argentino

image beaconimage beaconimage beacon