Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Axat: Hay jueces en la democracia que siguen prácticas de la dictadura

logotipo de Tiempo Argentino Tiempo Argentino 29/05/2014 Pablo Roesler
Axat: "Hay jueces en la democracia que siguen prácticas de la dictadura" © INFOnews Axat: "Hay jueces en la democracia que siguen prácticas de la dictadura"

El llanto de un bebé de siete meses se filtró entre los ruidos de los gritos, las botas y los golpes que el 12 de abril de 1977 ocuparon el noveno piso del edificio céntrico de La Plata en el que una patota del centro clandestino La Cacha secuestró a los militantes Rodolfo Jorge Axat y Ana Inés Della Crocce. "Creo que yo quise ser abogado para estar asistiendo a mis padres o haciendo justicia por ellos", dijo ayer ante los jueces el coordinador del Programa de Acceso Comunitario a la Justicia, Julián Axat.
En el juicio que el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº1 de La Plata realiza a 21 imputados por los crímenes cometidos en el centro clandestino La Cacha, el abogado recordó la búsqueda que su familia emprendió por sus padres desaparecidos. Entre esas gestiones, recordó los hábeas corpus rechazados a su abuelo y los comparó con los que jueces de la democracia le rechazaron a él cuando ejerció como defensor oficial de menores en la justicia platense: "Hay jueces en la democracia que continúan con prácticas que vienen de la dictadura", dijo.
Durante una hora, Axat declaró ante los jueces Carlos Rozanski, Pablo Jantus y Pablo Vega. En su relato remarcó que el accionar de La Cacha estaba "dirigido a desarticular la construcción del movimiento obrero en la zona de Ensenada y de Berisso". Además, pidió a los jueces que sentencien a la cadena de mandos a la misma pena que a los asesinos que torturaron y apretaron el gatillo, puesto que de ellos recibían las órdenes.
"Yo hubiera querido defender a mis padres. Esa defensa no la tuvieron como si la tienen los señores que están sentados atrás mío con estos defensores", señaló el abogado y ex defensor oficial de menores de La Plata al recordar la desaparición de sus padres, Rodolfo, de 30 años, y Ana, de 26, secuestrados en abril de 1977, cuando él tenía siete meses.
 "Nuestros padres son verdaderos testigos –continuó el abogado– pero no están para contar qué es lo que les sucedió antes de que los ejecuten. Pero estamos nosotros, los hijos que tenemos la posibilidad de acercar una palabra que ocupa ese lugar en el vacío. Yo creo que si se hace justicia sobre esa palabra, es un hecho muy importante".
Luego de repasar la historia de sus padres, su compromiso político y su desaparición, el testigo recordó al juez Héctor Adamo y a su par Héctor Gustavo de la Serna, quienes rechazaron los hábeas corpus que presentó su abuelo, el abogado civilista Carlos Alberto, y le impusieron las costas. Y recordó que el recientemente jubilado juez platense Pedro Soria hizo lo mismo con presentaciones de otras víctimas de la dictadura, reacciones que, dijo, continuaron hasta la actualidad en otros magistrados. «

Más de Tiempo Argentino

image beaconimage beaconimage beacon