Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bancos europeos abandonan proyecto de represa en Honduras

logotipo de Associated PressAssociated Press 07/07/2017 Por CHRISTOPHER SHERMAN

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Dos bancos de desarrollo europeos que financian la construcción de una represa en Honduras anunciaron su retiro del proyecto tras el asesinato de Berta Cáceres, ganadora en 2015 del prestigioso Premio Ambiental Goldman, y otros activistas.

La Institución Financiera de Desarrollo holandesa y el Fondo para la Cooperación Industrial finlandés dijeron en un comunicado conjunto que decidieron poner fin a su participación en la represa Agua Zarca después de consultar con las partes interesadas.

Cáceres recibió el premio Goldman por encabezar la lucha contra la represa. Fue asesinada en marzo de 2016 por pistoleros que irrumpieron en su casa, y en las semanas y meses siguientes lo fueron otros dos activistas de la organización defensora de los derechos indígenas de Cáceres.

Entre los arrestados por la muerte de Cáceres se encuentra un empleado de seguridad que representaba al constructor de la represa, Desarrollos Energéticos SA (DESA).

En su comunicado, los bancos se expresaron convencidos de que la represa sería algo positivo para las comunidades aledañas y para toda la nación centroamericana. Manifestaron esperanzas de que habrá un diálogo entre las partes involucradas para decidir si desean que el proyecto avance.

“La salida de las instituciones del proyecto tiene como objetivo reducir las tensiones nacionales e internacionales", dice el comunicado.

Cáceres, quien tenía 40 años al morir, fue asesinada en marzo del 2016 por hombres armados que irrumpieron en su vivienda. La represa debía ser construida en el río Gualcarque, considerado tierra sagrado por la tribu de Cáceres, los Lenca.

Dos semanas después, otro activista de su misma organización, llamada Copinh, fue asesinado. Y en julio pasado fue hallada muerta otra activista de Copinh.

En su comunicado, los bancos enfatizaron que “no se ha establecido conexión confirmada alguna entre DESA y las acusaciones de infracciones".

El grupo ambientalista Global Witness aplaudió la decisión pero criticó a los bancos por no haber tomado la medida antes.

"Estos mismos inversionistas callaron cuando se lanzaban docenas de amenazas contra (Cáceres). ... Los inversionistas tienen el deber de dar la cara cuando algún activista que se opone a su proyecto es amenazado", dijo en un comunicado Billy Kyte, activista de Global Witness, un grupo que tiene su sede en Londres.

La agrupación denunció que Honduras es el país más peligroso para los activistas del medio ambiente, pues 120 de ellos han sido asesinados desde el 2010.

image beaconimage beaconimage beacon