Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brasil 2014: La selección sonora

logotipo de Forbes México Forbes México 06/06/2014 Ricardo Pineda

La fiesta del mundial siempre es un buen pretexto para conocer otros aspectos del país sede. Si esto fuera una justa musical, ¿Quiénes serían los seleccionados indiscutibles? Aquí el fichaje Forbes de cara al Mundial.

No a todos nos gusta el futboly siempre es interesante conocer algo más sobre el país sede: su economía, política y sobre todo su cultura, la cual brinda de color y personalidad histórica a la nación en cuestión. Este año, Brasil es la casa de la mayor fiesta futbolística del mundo, pretexto perfecto para imaginarnos una gran selección musical brasileña, dado que Brasil tiene, además de jugadores espectaculares, una tradición sonora de alto gramaje.

¿Quiénes serían esos once indiscutibles de la música carioca? ¿Qué artistas representarían a Brasil de cara a una supuesta justa sonora? Aquí la apuesta Forbes al respecto.

Brasil tiene mucho para jugar de forma ofensiva bajo un contundente 4-4-2.

Delantero 1: Caetano Veloso. Reconocido a nivel mundial y uno de los máximos cantantes de Brasil del Siglo XX, Caetano sería el delantero estrella ideal de la selección musical de Brasil. Activista político, poeta y músico por demás versátil, Veloso ha sido el máximo representante del movimiento musical conocido como Tropicalía, expresión cultural sesentera que recapituló la identidad y tradición brasileña fusionándola con la música de vanguardia, el rock y las expresiones artísticas contemporáneas.

En recientes fechas, Caetano Veloso ha sido uno de los principales críticos del mundial de futbol, declarando para distintos medios que la realidad que se transmite en los medios no refleja ni de lejos las duras condiciones que vive el país de lengua portuguesa.

Jugadas infalibles: “Você é Linda”, “Coração Vagabundo”, “O Leaozinho” y “Sampa”.

Delantero 2: El capitán de apoyo de Veloso sería alguien del mismo calibre cultural, aunque en apariencia de un perfil menor. Arto Lindsay es ese otro delantero que haría mancuerna con Caetano.

Lindsay tiene uno de los sonidos más particulares de todo Brasil y es figura indiscutible no sólo de la música de ese país, sino de su patria natal: Estados Unidos. Guitarrista desafinado, roquero avant garde experimental y un artista completo, Lindsay tiene en su obra la particularidad de la deconstrucción y el ritmo como banderas principales. Es un ícono legendario del Nueva York de finales de los setenta y buena parte de los ochenta, del New Wave más aguerrido, estridente y frenético (su banda DNA es un referente indiscutible de la época), a la vez que posee temas políticos o melodías pop sensuales que rescatan esa bella suavidad que sólo la música brasileña brinda.

Jugadas infalibles: “Beija-me”, “Illuminated”, “Invoke” y “Complicity”.

Medio 1: Jorge Ben Jor. En la media cancha, Jorge Ben sería un gran elemento. Músico versátil que ha ido y venido por distintos géneros (samba, rock, funk y bossa nova) y también letras de tinte humorístico, esotérico y político, Ben Jor es un ícono casi ignorado en los sesenta y setenta, pero que con el tiempo tuvo el valor que se merecía, posicionándolo como un clásico indiscutible de Brasil, que además ha sabido rescatar la tradición africana milenaria de los brasileños.

Jugadas infalibles: “A história de Jorge”, “Vem Morena Vem”, “Paz e Arroz” y “Rita Jeep”.

Medio 2: Arthur Verocai. Otro incomprendido en su momento durante la década de los setenta, Verocai ha pasado como un músico discreto para los reflectores, sin embargo su genialidad es evidente como arreglista, compositor para otros músicos importantes de Brasil y sobre todo como intérprete de su propia obra, que mezcla el bossa nova con el jazz y la música experimental. Un jugador por demás solvente y magnífico.

Jugadas infalibles: “Cabocio”, “Sylvia”,  “Na Boca do Sol” y “O Mapa”.

Medio 3: Cartola. Artista fallecido a los 72 años (1980), Angenor de Oliveira, mejor conocido como Cartola hubiera sido un mediocampista ideal, por muchas razones, ser uno de los referentes definitivos del mejor bossa nova, la principal.

La vida dura y dramática de Cartola, situada en lo más cruento de la vida diaria de las favelas son equiparables al nivel de su sensibilidad y belleza musical.

Jugadas infalibles: “O Mundo é Um Moínho”, “Preciso Me Encontrar”, “Disfarça E Chora” y “Acontece”.

Medio 4: Tom Zé. Contrario a Cartola, Tom Zé viene de la transformación artística y social que implicó venir de una familia acomodada, para llegar a ser una figura social, crítica y politizada, convirtiéndose en un ícono del pueblo carioca. Figura emblemática del Tropicalismo, de la mano de Caetano Veloso, Gilberto Gil y Gal Costa, Tom Zé pasó también mucho tiempo en el anonimato internacional hasta que en la década de los ochenta es redescubierto por el norteamericano David Byrne (Talking Heads). Su música es un pop arriesgado basado en el contenido social de sus letras. Todo un crack.

Jugadas infalibles: “São São Paulo”,  “Cademar”, “Augusta, Angélica, E Consolação” y “Vai”.

Defensa 1: Gilberto Gil. Poner a Gil como defensa podría parecer injusto, sin embargo es estrategia pura: la relevancia de Gil trasciende lo musical, poniéndolo como una referencia social y política, pasando a ocupar el ministerio de Cultura bajo el mandato de Lula da Silva en 2003.

Gil, figura del Tropicalismo también, posee una lírica profunda que trasciende las lindes brasileña para situarse como uno de los grandes cantautores internacionales, rockero suave, popero profundo y poseedor de una obra amplia y consciente, que combina la samba con el reggae y los sonidos del mundo más bellos.

Jugadas infalibles: “Nega”, “Meu Glorioso Sao Cristovao”, “Roda” y “Domingo no Parque”.

Defensa 2: Gal Costa. Una de las voces femeninas más importantes en lengua portuguesa, sin más. Gal Costa viene de una familia con amplia tradición musical, dulce y jovial en sus interpretaciones, y un ser humano afable y alegre. Costa es además otra de las figuras clave del Brasil sesentero, en donde la samba adquiere tintes más sociales y de arraigo con su pueblo.

Jugadas infalibles: “Baby”, “Que pena”, “Cinema Olympia” y “País Tropical”.

Defensa 3: Chico Buarque. El caballero guapo y elegante, Chico Buarque es dramaturgo, novelista, poeta, pero sobre todo un gran cantante, poseedor de una melodía suave, armónica y voz única. Sus letras, lo mismo existencialistas, íntimas que sociales y críticas lo han posicionado como uno de los máximos cantautores de su país, en donde fue arrestado durante la dictadura militar brasileña de los sesenta por su abierta postura crítica contra el sistema.

Chico Buarque es un ser sereno y cultivado, originario de un entorno intelectual que le sembró la pericia para los juegos ingeniosos de palabras y el uso hábil de las metáforas y los mensajes ocultos sutilmente en las figuras retóricas. Su disco Construção de 1971 no sólo es su obra maestra a la fecha, sino uno de los íconos culturales de mayor arraigo en Brasil y considerado uno de los mejores mil discos de todos los tiempos a nivel mundial.

Jugadas infalibles: “Construção”, “Cotidiano”, “Valsinha” y “Tantas Palavras”.

Defensa 4: María Bethania. Otra de las figuras populares de Brasil, considerada una de las diez mejores voces femeninas de su país, Bethania (hermana de Caetano Veloso) es el amarre perfecto de la selección musical brasileña con más de 50 discos en su haber y con una sensibilidad por demás especiales para la canción.

Jugadas infalibles: “Carcará”, “O Que Tinha de Ser”, “Maria, Maria” y “O Tempo E a Cancao”.

Portero: Hermeto Pascoal. El gran zaguero de la selección brasileña, virtuoso excéntrico y multiinstrumentista de vanguardia, Hermeto Pascoal y su tupida barba blanca se encuentran en un lugar especial de la música experimental de toda América Latina. Pascoal es un gran orquestador y quizás el máximo improvisador de su país. Él conoce las jugadas de la bossa y el jazz como nadie, juega a la inversa y conoce bien el juego de lo convencional como para jugar en abstracto. Sumamente tímbrico, melódico y armonioso, Hermeto es poseedor de lo que él llama “música universal”.

Jugadas infalibles: “Aqueila Cosa”, “Santa Catarina”, “Voz e Vento” y “Festa na Lua”.

Director Técnico:João Gilberto. Cuenta la leyenda que la bossa nova nació del viaje que hizo el jazz a través de la brisa que provoca las olas de las playas cariocas, para mezclarse y casarse con el bossa, engendrando así un género que reformularía estéticamente al género brasileño por antonomasia. Gilberto es, al lado de Vinícius de Moraes y Antônio Carlos Jobim, uno de los máximos exponentes del género y padre de un estilo del que aún hoy en día se abreva constantemente en el país americano. Sin duda el tino, el refinamiento y las elegantes disonancias de Gilberto dan al clavo para dirigir a una selección melódica y rítmica por excelencia, la de Brasil, un país lleno de melancolía, jovialidad y humanismo profundo, que ha sufrido los embates de la dictadura militar y los recrudecimientos de un país que es más que futbol increíble y chicas guapas bailando en carnavales.

Twitter: @Raika83

Mail: rpineda@forbes.com.mx

La entrada Brasil 2014: La selección sonora aparece primero en Forbes México.

Más de Forbes

image beaconimage beaconimage beacon