Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brasil: Jueces enfrentados sobre legalidad de testimonios

logotipo de Associated PressAssociated Press 07/06/2017 Por PETER PRENGAMAN, Associated Press

RÍO DE JANEIRO (AP) — Los jueces del máximo tribunal electoral de Brasil discreparon el miércoles sobre la admisibilidad de nuevas pruebas sobre donaciones de campaña presuntamente ilegales en un proceso que podría provocar la destitución del presidente Michel Temer.

La decisión sobre las declaraciones tomadas de recientes acuerdos entre acusados y la fiscalía para reducir sus penas sería un buen indicio de hacia dónde se inclina el tribunal. El ríspido debate del miércoles mostró divergencias entre los jueces dispuestos a aceptar las revelaciones y los que se oponen. En este último bando se encuentra el titular del Tribunal Superior Electoral, Gilmar Mendes, quien ha dicho que el presidente cuya suerte política debe decidir es “un amigo desde hace décadas”.

El litigio es acerca de si la campaña de 2014 de Temer, entonces vicepresidente, y de la presidenta destituida Dilma Rousseff recibió contribuciones ilegales. Si la corte falla que sí, Temer podría ser destituido, lo que agravaría la tempestad política provocada por una extensa investigación sobre corrupción que se dirime en otro tribunal.

Los abogados defensores argumentan que las pruebas para el caso electoral fueron presentadas hace tiempo y que la corte no debería tener en cuenta las nuevas revelaciones que surgieron por los acuerdos de 77 ejecutivos de la compañía constructora Odebrecht. La empresa es una de las implicadas en la investigación de sobornos en la petrolera estatal Petrobras.

Los testimonios describen numerosos detalles de presuntos sobornos a políticos, así como de millones de dólares que supuestamente llegaron a las arcas de la fórmula Rousseff-Temer.

El juez Herman Benjamin, designado por la corte para estudiar el caso, sostuvo que los acuerdos de los ejecutivos con la fiscalía eran parte esencial de la investigación. También mencionó que el papel que juega la empresa Odebrecht en la investigación, así como en los acuerdos que hicieron, es conocido por todos, y que por ello es imposible argumentar que las pruebas salieron de la nada.

Por su parte, Mendes, que generalmente ha tomado partido por los políticos que enfrentan problemas legales, dijo que los argumentos de Benjamin eran “falaces”. Añadió que presentar esas pruebas sobre Odebrecht representaría una extralimitación en la investigación conocido como “Autolavado”.

También dijo que las acusaciones sobre las decenas de millones de dólares que supuestamente fueron canalizados ilegalmente a fondos de campaña, realmente significan que todo el sistema electoral debería de ser revisado, lo que sutilmente indica que está en contra de que se castigue a los políticos por tener que operar en un sistema que tiene fallas.

La corte suspendió la discusión en la tarde, para retomarla el jueves en la mañana.

Tanto Rousseff, de 69 años, como Temer, de 76, han negado haber cometido delito alguno. Temer jura que seguirá en funciones a pesar de los múltiples exhortos para que renuncie y a sus bajos índices de aprobación, que rondan el 8%.

Si al menos cuatro de los siete jueces votan a favor de admitir los testimonios, sería un paso más hacia la destitución de Temer, siguiendo el camino de Rousseff, que fue destituida por manejo ilegal del presupuesto oficial.

Si la corte falla en contra de ellos, Rousseff podría quedar inhabilitada para ocupar un cargo público por ocho años.

Se prevé que el juicio dure unos tres días y los jueces no tienen plazo para dar su fallo. Es la primera vez en la historia de Brasil que un presidente en funciones podría ser destituido por la corte electoral.

La demanda fue entablada tras los comicios del 2014 por el Partido de la Social Democracia Brasileña, de derecha, cuyo candidato presidencial Aecio Neves perdió ante la fórmula de la entonces presidenta Rousseff y Temer como su compañero vicepresidente.

Irónicamente, ese partido ha sido un aliado crucial de Temer desde que éste asumió la presidencia después que Rousseff fue destituida el año pasado.

Si el tribunal decide que la fórmula Rousseff-Temer sí recibió financiamiento ilegal de campaña, el mandato de Temer sería anulado y el Congreso tendría que elegir a alguien para que concluyera su período hasta diciembre de 2018. El presidente ha dicho que apelaría la decisión.

Si Temer es forzado por la corte a dejar el cargo, o decide renunciar, el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, tomaría el cargo por 30 días hasta que el Congreso vote por un nuevo mandatario.

image beaconimage beaconimage beacon