Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Buscan paliar las dificultades del sector maderero

logotipo de LA NACION LA NACION 05/08/2017

En los próximos días, el Gobierno podrá afirmar que todos los sectores denominados "sensibles" se sentaron ya en sus respectivas mesas de diálogo con un único objetivo: mejorar su competitividad. Allí estuvieron los textiles y el calzado -de donde salieron los proyectos Ahora 3 y 6, y un impulso a la formalización laboral en ese sector-, la electrónica masiva -que motorizó el fallido Precios Transparentes- y, según confiaron a LA NACION fuentes oficiales, llegará la hora de la industria de la madera y el mueble.

"Tiene un enorme potencial y por eso vamos a empezar un trabajo sectorial", confirmaron en el Gobierno a este medio. En esa dependencia reconocieron, no obstante, que se trata de uno de los llamados sectores sensibles, que incluso venía pidiendo hace tiempo reuniones, sin suerte, con funcionarios. Es más, en el Plan Productivo Nacional, que el oficialismo presentó el año pasado, textiles, calzado, electrónica de consumo y muebles aparecen como los sectores con "competitividad internacional baja", que reúnen, en su totalidad, más de 800.000 empleos.

Según esa guía oficial, entre sectores latentes y sectores sensibles, hay cerca de 400.000 trabajos con "necesidades de transformación". En esa reconversión se trabaja en las mesas sectoriales abiertas.

Sin embargo, el Gobierno impulsó también mesas de diálogo con sectores a los que les otorga mayor volumen competitivo: allí están el petrolero, sobre todo en Vaca Muerta (donde hasta se modificaron convenios laborales) y el sector automotor, que en las próximas semanas intentará presentar al presidente Mauricio Macri un documento (elaborado por la consultora Bain & Company) con el que buscará llenar de contenido el Plan Un Millón (símil del Plan Tres Millones español).

Buscan paliar las dificultades del sector maderero © Javier JoaquinJavier Joaquin Buscan paliar las dificultades del sector maderero

También figura la construcción, que actualmente muestra signos de vitalidad gracias a la obra pública pero que en la mesa de negociación dejó establecido que para que su pata privada mejore necesitará rebaja de impuestos (actualización del valor de terreno para el pago de Ganancias, la conversión del saldo técnico del IVA en un bono fiscal y bajas de Ganancias a nuevos proyectos, entre otras demandas).

Según un relevamiento del Observatorio de la Madera y el Mueble (OIMyM), publicado en mayo, el año pasado se registró una retracción del nivel de producción de la cadena de valor foresto-industrial de 10,6% y una caída en las ventas del 25%. En el primer trimestre de este año se observa un leve recuperación pese a que la estimación del sector es de "un crecimiento bajo para el año".

Según la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (Faima), el valor bruto de producción del sector mueblero, o sea, las ventas, son por cerca de US$ 3891 millones. Se trata de un 2,4% del valor agregado bruto industrial manufacturero argentino. En el sector hay 2131 empresas, de las que un 98,3% son pymes en las que hay 84.604 puestos de trabajo entre directos e indirectos. Los principales polos están en la ciudad y provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. En menor medida, Mendoza y Salta.

"El sector espera el comienzo de trabajo en una mesa sectorial mueblera", dijo Pedro Reyna secretario general de Faima. "Es un instrumento fundamental para que surjan no sólo herramientas de promoción y recuperación del sector, sino para sentar las bases de estrategias público privadas en la mejora de competitividad", agregó.

"Los aspectos impositivos y tarifarios, sobre los que trabajamos en proponer mejoras tanto en el marco de nuestra red de 27 cámaras como en la Unión Industrial Argentina van a ser un tema importante en la mesa sectorial", indicó Reyna.

"El propio sector privado debe tener clara la estrategia de mejora de la competitividad de la cadena y avanzar sobre planes de acción", agregó Leandro Mora Alfonsín, director estratégico de Faima.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon