Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Buscarán reducir la presión fiscal sin afectar la recaudación

logotipo de LA NACION LA NACION 25/08/2017

El subsecretario de Ingresos Públicos del Ministerio de Hacienda, Andrés Edelstein, aseguró ayer que la reforma fiscal que hará el Gobierno no buscará aumentar la recaudación, sino que "será neutral, bajando la presión tributaria al disminuir el déficit fiscal, reduciendo distorsiones y eliminando exenciones".

El funcionario encabezó la apertura de una jornada sobre reforma tributaria junto al presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, Humberto Bertazza. "La idea es que este debate pueda comprometer a toda la sociedad porque la reforma tributaria no es producto del Poder Ejecutivo o de tributaristas. Donde hay consenso en la sociedad es en la presión fiscal, que es del 30% del producto, y con el impuesto inflacionario se va al 34% o 35%, en los parámetros de la Unión Europea, que es realmente importante para nuestro país", afirmó, por su parte, Bertazza.

Por otro lado, dijo que más allá de lo cuantitativo hay un tema cualitativo que tiene que ver con si la estructura del sistema tributario funciona o no. "El ex ministro de Hacienda de Chile Alberto Arenas dice que hay tres tipos de reformas: las legales (que son como parches), las tributarias y las tributarias estructurales. Si tomamos desde 2000 en adelante, en América latina hubo 68 reformas, de las cuales 13 fueron tributarias y sólo tres estructurales. La expectativa ahora en la Argentina es que la reforma sea estructural."

A su turno, Edelstein hizo un análisis comparativo con otros países en rubros como el gasto público primario, tributos, estructura y presión impositiva, y dio los lineamientos generales que tendría que tener la reforma. "Hay que reducir las exenciones y distorsiones, atacando la evasión fiscal, y hacer todo lo posible por formalizar la economía. Hay que nivelar los impuestos a los servicios con los de la renta. Hay que revisar tributos ineficientes o que conspiran contra el desarrollo y facilitar el cumplimiento de los contribuyentes."

Con respecto a la coordinación entre la Nación, las provincias y los municipios, el funcionario dijo: "Tenemos que estar todos de acuerdo. No tiene sentido que nos pongamos de acuerdo para que otra jurisdicción haga otra cosa. Establecidas las bases, todos los participantes tienen que actuar en consonancia y tiene que haber un establecimiento gradual de las reformas".

Bertazza consultó a Edelstein sobre el sentido de la reforma, a lo que el funcionario dijo que debería ser neutral. "El déficit se iría resolviendo y también la presión fiscal. Buscamos reducir distorsiones y eliminar exenciones", señaló.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon