Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cómo influyó el bolsillo en las elecciones

logotipo de LA NACION LA NACION 16/08/2017

Si bien la decisión del voto es multicausal y, en muchos casos, puede resultar imposible determinar por qué la gente vota a quién vota, los resultados de las últimas elecciones muestran la huella de la situación económica en la elección de los votantes en algunos centros urbanos.

El caso más claro es el del conurbano bonaerense, donde Cristina Kirchner se impuso con comodidad a la fórmula de Cambiemos. Uno de los mejores ejemplos es La Matanza, donde la brecha se extendió de 46,73% para la ex presidenta contra los 24,49% de Esteban Bullrich . Ese resultado se descontaba con antelación, no sólo por las encuestas, sino también por la mesa chica que acompaña a Mauricio Macri. Un funcionario lo resumió de la siguiente manera pocos días antes de los comicios: salvo la inversión en infraestructura, por ahora este modelo hizo poco desde lo económico para el conurbano.

Además, en esa zona la cantidad de desocupados aumentó 6% entre el segundo trimestre del año pasado y el primero de éste, según el Indec (no se pueden comparar períodos iguales porque el apagón estadístico que heredó el Gobierno impide tener cifras oficiales de desocupación para el primer trimestre del año pasado). Es un número que hay que tomar con cuidado, además, porque se ajusta según la cantidad de personas que estén buscando un empleo, algo que también bajó en la primera parte del año. Sin embargo, es una de las pocas orientaciones geográficas sobre la marcha de la actividad en centros urbanos que se puede tener de fuentes oficiales.

Hay otros motivos. Es posible que nadie haya sufrido tanto los aumentos de tarifas como el conurbano, donde se concentraban los subsidios. En especial en el caso de la electricidad.

La huella económica de las urnas también parece de fácil lectura en la Capital Federal. Si al hecho de que la ciudad sea el bastión principal del macrismo y Elisa Carrió una de las candidatas más competitivas del oficialismo se le suma la llegada de más fondos del Estado nacional para obras, no hay motivos grandes motivos para cuestionar la hegemonía macrista desde una mirada económica.

Los resultados en Córdoba y Santa Fe son relativamente comprensibles desde una mirada económica. Si bien la estadística muestra que en la última de las provincias se impuso el kirchnerista Agustín Rossi , la diferencia con Cambiemos fue de 0,74%. El ex funcionario cosechó una parte importante de su diferencia en Rosario, pero Cambiemos se quedó con varios departamentos relacionados con la actividad agropecuaria, como Rafaela (un polo tambero) y Venado Tuerto.

Una de las primeras medidas de Macri fue eliminar las retenciones para el trigo, el maíz y la carne, y bajarlas para la soja.

Un argumento similar se podría extender a Córdoba (el número de desocupados en el Gran Córdoba cayó 19% en el primer trimestre de 2017 contra el segundo del año pasado), otro pulmón productivo del sector agropecuario. Más aún si se le suma la incipiente recuperación en los últimos meses de la industria automotriz.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon