Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Córdoba: Schiaretti sintió el golpe y Cambiemos mira 2019

logotipo de LA NACION LA NACION 15/08/2017

CÓRDOBA. En el peronismo cordobés admiten que la derrota fue por un margen más amplio del que proyectaban. Juan Schiaretti, uno de los grandes perdedores de la "liga de los gobernadores" espera -en octubre- mantener las tres bancas que Unión por Córdoba pondrá en juego porque, íntimamente, reconoce que el "juego de polarización" continuará.

Puertas adentro, Schiaretti y su equipo estudian qué cambios de estrategia instrumentarán de cara a las legislativas, aunque recalcan que serán "quirúrgicos y por zonas geográficas", porque tampoco pueden aparecer como opositores totales de Mauricio Macri. Los resultados muestran que las embestidas de la campaña le habrían restado adherentes, el efecto contrario al buscado.

En la Casa de Gobierno sostienen que hay lugares "donde no podían perder", pero lo hicieron, como Río Cuarto, Alta Gracia y Villa María. Este último dato de una ciudad que supo ser reducto kirchnerista, empujó a Schiaretti a admitir que la "migración" de dirigentes K al peronismo fue "más importante que los votos que aportaron".

"La situación es muy particular. Los votantes saben que «el Gringo» (Schiaretti) no es kirchnerista y que se enfrentó a ese sector, pero identifican a Macri con el tapón para que Cristina no avance. En ese contexto, el espacio para moverse es complicado", dijo un dirigente de Unión por Córdoba.

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti © LA NACION El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti

El gobernador carga con toda la responsabilidad de los errores de la campaña, él la dirigió y armó la lista de candidatos, que tiene un solo nombre del delasotismo: Daniel Passerini, en el cuarto lugar. A la nómina la lidera el vicegobernador Martín Llaryora, secundado por la esposa de Schiaretti y secretaria de Equidad, Alejandra Vigo.

En los días previos a la elección, el gobernador sostuvo que apuntaba a que se plebiscitaba su gestión, pero el mismo domingo a la noche -al reconocer la derrota- lo modificó. Pidió que, en octubre, los votantes entiendan que no están en juego los gobiernos provincial ni nacional.

Las encuestas que tenían tanto el peronismo como Cambiemos marcaban una ventaja de Schiaretti sobre Macri a la hora de la evaluación de gestión, pero esa brecha se invertía en el momento de elegir a quién votar. Hacia adelante es probable que el gobernador se exponga menos.

El ex gobernador José Manuel de la Sota apenas participó en la campaña y el domingo a la noche viajó a Brasil; al votar subrayó que hace dos años que está "afuera" de la política; un mensaje válido también para los próximos meses. Hasta mayo había convencimiento de que De la Sota sería candidato, pero resolvió no presentarse. Explicó que prefería insistir con otra postulación a la presidencia.

La interna de Cambiemos

Ayer surgió con más fuerza lo que se delineó en el cierre de Macri en esta ciudad: los codazos que habrá entre los socios de Cambiemos para la elección de gobernador en 2019. Radicales, macristas y juecistas ya se anotan en una carrera que empieza prematura.

Héctor Baldassi, cabeza de lista, reconoció a LA NACION que se ilusiona con 2019, pero subrayó que "ya veremos quién será el actor principal".

El intendente Ramón Mestre -cuya candidatura el propio Macri dejó en el camino en 2015- no descartó ir en alianza con Luis Juez. También el jefe del Interbloque de Diputados, Mario Negri, adelantó que le gustaría ser "gobernador de Córdoba".

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon