Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cambiemos: Vidal subió el tono contra elkirchnerismo

logotipo de LA NACION LA NACION 11/08/2017

Bajó el tono de voz, se dio vuelta en el escenario circular y miró directamente a las cámaras. "No te mentí en 2015, cuando te dije que íbamos a dar la pelea contra las mafias, y acá estamos dando de verdad esa pelea", dijo María Eugenia Vidal, micrófono en mano y mientras recibía una nueva ovación. "Te necesito ahí, dando la pelea por nosotros. ¡Ahí te necesito!", gritó la gobernadora bonaerense, figura excluyente del cierre de campaña de los candidatos de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires.

Fue una Vidal distinta, que empleó 32 minutos para dar su discurso, en el que pidió directamente el voto para el proyecto político del presidente Mauricio Macri, que ella encarna en territorio bonaerense. También fue una Vidal más combativa de lo habitual, que focalizó en la ex presidenta Cristina Kirchner y su antecesor Daniel Scioli sus críticas más profundas.

"Vivíamos con un gobierno que te agobiaba, que te hablaba todo el tiempo, sin que nadie pudiera pensar (...) El poder político ahora no mira para el otro lado a la hora de enfrentar a las mafias", fustigó Vidal. La escuchaban, en el Centro Asturiano de Vicente López, una decena de ministros nacionales, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, sus ministros y varios centenares de militantes, sin banderas ni pancartas.

En otro tramo de su discurso, Vidal pareció contestar las críticas sobre la "insensibilidad" del Gobierno en torno de medidas como los aumentos de tarifas o despidos en algunos sectores. "Mauricio y yo trabajamos día y noche en los últimos 19 meses para generar trabajo. ¡Es mentira que no nos importa!", gritó, poco antes de acusar de nuevo al kirchnerismo. "Los que dicen que está todo mal, se gastaron la plata para hacerte creer que estábamos bien y en realidad íbamos camino a ser Santa Cruz o Venezuela", afirmó la gobernadora, recogiendo la ovación más estruendosa.

Antes que ella, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, y los cabezas de lista Esteban Bullrich (Senado) y Graciela Ocaña (Diputados) la elogiaron de manera repetida. Los tres la llamaron "leona" y pidieron a los votantes "que la defiendan". Macri fue más allá, y denominó al kirchnerismo como "una jauría de hienas" que están "al acecho y hay que derrotar". Ocaña, recién llegada al espacio, dedicó sus minutos a elogiar decisiones del Presidente como "la reparación histórica a los jubilados" y la "inversión en salud", y recordar su propia historia de vida, "porque a mí me criaron mis abuelos", sentenció.

Atento a no cometer errores, Bullrich apeló a una arenga emotiva y a algunas bromas como cuando dijo estar orgulloso de "ser parte de algo mucho más grande que vos, aunque midas dos metros". También le habló a sus votantes cuando recurrió al latiguillo de campaña. "No aflojamos porque ustedes no aflojan", dijo, antes de cederle la palabra a Vidal, que defendió su "compromiso con la educación pública".

En el acto convivían muestras de alegría con algo de incertidumbre por el resultado del domingo. "Cristina la nombró varias veces, es una señal de su debilidad", evaluó un vocero de la gobernadora mientras el Presidente aparecía en las pantallas gigantes, dando su discurso de cierre de campaña en Córdoba.

A los indecisos, o a los desencantados, les habló la gobernadora en su arenga final. "Tuviste un año difícil, y tenés dudas. Te quiero decir: el resto de los candidatos no te va a solucionar los problemas, prometer es fácil, lo difícil es hacer y ser de verdad", dramatizó. Se escuchó el "sí, se puede", y una lluvia de papelitos la despidió.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon