Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carrió, Negri y Monzó, un nuevo eje de poder en el sistema macrista

logotipo de LA NACION LA NACION 27/08/2017

Después del triunfo de las primarias, en la constelación oficialista asoma un trío que hará valer su peso político en la Cámara de Diputados. Elisa Carrió (Coalición Cívica), Mario Negri (UCR) y Emilio Monzó (Pro), de ellos se trata, no sólo serán los conductores del engrosado ejército de Cambiemos que alumbrará a partir de diciembre próximo. Serán, también, el filtro político de los proyectos de ley que envíe el Poder Ejecutivo.

"En la Argentina rige la división de poderes", repite Carrió como un apotegma, o más bien como un aviso a quienes, en el Poder Ejecutivo, imaginen una bancada "levanta manos" que suscriba cual escribanía todas las iniciativas que mande el Gobierno después de octubre. Carrió, al igual que Negri, jefe del interbloque de diputados de Cambiemos, quieren que el ala legislativa que ellos encarnan participe en el diseño de la hoja de ruta parlamentaria que trace el Gobierno. También que previo al envío de cualquier proyecto de reforma estructural al Congreso, éste se calibre políticamente para evitar los costos de un eventual traspié parlamentario.

"Para que no suceda lo mismo que cuando quisieron bajar las jubilaciones", advierte, irónico, un legislador oficialista. Alude a la resolución de la Anses por la cual se quiso reducir, en febrero pasado, los aumentos anuales a las jubilaciones y pensiones que establece la ley de movilidad. La polémica estalló en plena sesión en la Cámara de Diputados; la plana mayor del bloque, con Carrió y Negri a la cabeza, forzaron la marcha atrás del Gobierno que, no obstante, afrontó una catarata de críticas.

Los socios de Cambiemos deben tener mayor intervención en el trazo final de las iniciativas que se envíen al Congreso, coincide Ernesto Sanz. La primera prueba será el presupuesto 2018. Antes de ser expuesto a la oposición en el Congreso, el 15 del mes próximo (a un mes de las elecciones) hay que cerrarlo políticamente puertas adentro de la coalición, aconseja.

Sanz es hoy uno de los dirigentes radicales de mayor llegada al círculo cercano de Macri. Durante varios meses, estuvo distanciado de Negri. Sobre el mendocino llovieron críticas de sus correligionarios por consentir que el partido sea un mero actor secundario dentro de la coalición Cambiemos. Mucha agua corrió bajo el río y, días antes de las primarias, ambos compartieron una larga charla e hicieron las paces.

Ahora Sanz impulsa a Negri como el nuevo presidente del partido. El cordobés no está muy convencido, prefiere seguir como jefe del interbloque en Diputados y pensar en una eventual candidatura a gobernador de Córdoba.

Carrió y Negri mantienen una amistad de largos años por la militancia en común en el radicalismo y las batallas legislativas que dieron contra el menemismo y el kirchnerismo.

Ambos se confundieron en un largo abrazo en el escenario del búnker de Cambiemos la noche de las primarias. "Se conocen de memoria", cuentan en el entorno del diputado cordobés. Confluyen ahora en la bancada de Cambiemos y rápidamente trabaron buena relación con Emilio Monzó, el designado por Macri para presidir la Cámara baja.

Monzó no atraviesa hoy por su mejor momento político. El todopoderoso jefe de Gabinete Marcos Peña sigue sin digerir sus modales peronistas a la hora de hacer política y la figura estelar de Pro, la gobernadora María Eugenia Vidal, lo marginó de la campaña electoral bonaerense. Mantiene, eso sí, un trato cercano con el presidente Macri, y ése es su principal capital en las disputas palaciegas en la Casa Rosada.

Rumores interesados hablaron recientemente de la salida de Monzó del principal sillón de la Cámara baja a partir de diciembre próximo. Carrió rechaza, tajante, esa posibilidad. "Les guste o no, Emilio y Mario [Negri] le sacaron al Gobierno todas las leyes el año pasado. Lilita los banca a muerte", dicen a su lado.

En la Cámara baja, Monzó supo granjearse, también, la confianza de buena parte de la oposición y el peronismo lo tiene como uno de sus principales interlocutores.

"Vamos a seguir siendo minoría en el Congreso y hay que negociar las leyes con los gobernadores peronistas. Ni Carrió ni Negri tienen esa llegada. Monzó sí", dicen en el interbloque de Cambiemos.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon