Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Casa Blanca plantea recortes sociales para financiar el muro

logotipo de Associated PressAssociated Press 29/03/2017 Por ANDREW TAYLOR, Associated Press

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump propone recortes presupuestarios de 18.000 millones de dólares que afectarían la investigación médica, la infraestructura y el desarrollo comunitario para que los contribuyentes estadounidenses, no México, puedan hacer el pago inicial del muro fronterizo.

La Casa Blanca presentó los documentos al Congreso en medio de las negociaciones por un proyecto que evitaría el cierre parcial del gobierno a fines de abril. El paquete incluye 1,1 billones para facturas pendientes de pago y el pedido del gobierno de 30.000 millones de dólares adicionales para el Pentágono.

La propuesta de Trump, dada a conocer el martes, eliminaría 1.200 millones de dólares en subsidios para la investigación otorgados por los Institutos Nacionales de Salud, una partida presupuestal que ambos partidos favorecen. El programa de ayuda comunitaria se reduciría en 1.500 millones de dólares y el proyecto de subsidios para transportes llamado TIGER tendría 500 millones de dólares menos. Parte de ese dinero ayudaría a pagar secciones del muro.

Al igual que el proyecto de presupuesto de Trump para 2018, rechazado tanto por demócratas como por los republicanos a principios de mes, estas propuestas difícilmente se convertirán en ley.

Pero podrían deteriorar la imagen de la Casa Blanca de Trump, ya que el gobierno había pedido 3.000 millones de dólares para pagar el controvertido muro fronterizo y otros planes de control de la inmigración. Durante la campaña, Trump prometió una y otra vez que México financiaría el muro, algo que el país latinoamericano rechaza frontalmente.

"El gobierno le pide al contribuyente estadounidense que cubra los costos de un muro innecesario, ineficaz, absurdamente caro, que se suponía que México debía pagar, y con tal de conseguirlo está recortando programas que son vitales para los trabajadores", dijo el presidente del bloque de senadores demócratas Chuck Schumer, de Nueva York. "¿Construir el muro o reparar o construir un puente o túnel o camino en una comunidad local?¿Qué preferimos?"

La lista de recortes fue enviada al legislativo como un conjunto de opciones para los legisladores republicanos y sus colaboradores, a fin de elaborar un plan de gastos para el año fiscal en curso, que finaliza el 30 de septiembre.

Las negociaciones se están intensificando, pero los senadores republicanos tratan de evitar un enfrentamiento con los demócratas sobre el pedido de Trump de fondos para iniciar inmediatamente la construcción del muro. Los demócratas han amenazado con aplicar tácticas dilatorias a cualquier pedido de fondos para ese proyecto fronterizo.

Y muchos republicanos no se han mostrado muy entusiasmados por él y dicen que la Casa Blanca no les ha dado muchos datos específicos al respecto.

"Me gustaría escuchar sobre los detalles. ¿Qué es este muro?", preguntó el senador republicano John McCain, de Arizona.

Al preguntársele sobre la posibilidad de incluir financiamiento para el muro en la frontera sur dentro del paquete más amplio de gastos, el senador republicano Roy Blount de Missouri, un negociador crucial y de gran influencia en materia de gastos de salud y servicios humanos, dijo: "No serán aprobados juntos. Es sólo mi punto de vista".

Blunt agregó: "Mi punto de vista es que existe una ruta para obtener 60 votos" en el Senado, el total requerido para superar las tácticas dilatorias de los demócratas. Blunt es integrante del equipo de liderazgo de los republicanos en la cámara alta y un destacado participante en las partidas presupuestales de salud y servicios humanos.

El gobierno quedaría paralizado, salvo por algunas funciones, a partir del 29 de abril de no aprobarse una medida para los gastos. Los republicanos quieren evitar una parálisis políticamente dañina, sobre todo después del bochorno sufrido la semana pasada al mostrarse incapaces de aprobar el proyecto impulsado por la Casa Blanca para "derogar y reemplazar" la ley de seguros de gastos médicos del anterior presidente Barack Obama y la decisión de Trump de desistir del esfuerzo.

Los negociadores han avanzado en los elementos centrales de una decena de proyectos de financiamiento que deben realizarse forzosamente, pero al hacerlo han ignorado la lista de recortes de la Casa Blanca.

Sin embargo, la presidencia desea fervientemente los fondos para el muro y no ha participado plenamente de las negociaciones en el legislativo. En el camino hay escollos y campos minados en medio de una situación agravada por las divisiones entre los republicanos y la incertidumbre acerca de quién lidera esas gestiones en la Casa Blanca.

De acuerdo con nuevos detalles enviados al Congreso, el gobierno desea fondos de inmediato para completar una barrera que ya existe en el Valle del Rio Grande, 500 millones de dólares para concluir 45 kilómetros (28 millas) de muro fronterizo en un dique cerca de McAllen, Texas, y 350 millones destinados a la construcción a lo largo de dos segmentos cerca de San Diego.

Otros recortes incluyen 434 millones de dólares con el fin de eliminar de inmediato un programa destinado a alentar oportunidades de servicio comunitario para adultos mayores, cancelar 372 millones en fondos restantes para subsidios de calefacción para los pobres, y recortar 447 millones en subvenciones para tránsito.

El vocero de la oficina de presupuesto de la Casa Blanca, John Czwartacki, dijo que no se darían a conocer las propuestas a la prensa. Un colaborador del legislativo reveló los recortes a The Associated Press a condición de no ser identificado porque el documento todavía no se ha dado a conocer.

image beaconimage beaconimage beacon