Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Casas de estudio de EEUU ayudan a extranjeros durante receso

logotipo de Associated PressAssociated Press 09/08/2017 Por KANTELE FRANKO, Associated Press

Usman Anwar planeaba pasar el verano boreal en su patria, Pakistán, visitando a su familia y haciendo hiking con sus amigos, pero decidió que irse de Estados Unidos era demasiado arriesgado a la luz de las políticas inmigratorias que promueve el presidente Donald Trump.

“Me dio la sensación de que si volvía (a Pakistán) no podría continuar mis estudios aquí”, expresó.

Fue así que en lugar de visitar Lahore, este joven de 22 años, estudiante de arte, se quedó en la Universidad Adelphi de Long Island, Nueva York, que le dio alojamiento gratis y un trabajo en márketing en su campus. Esa ayuda fue vital, ya que su familia no tenía dinero para costear su estadía y la visa que tiene le hubiera impedido trabajar en otro lugar que no fuese el campus.

Adelphi es uno de varios centros de enseñanza estadounidenses que ofrecen alojamiento, empleo y otras ayudas a estudiantes extranjeros que se quedan durante el verano por temor a no poder volver a Estados Unidos luego de que la Casa Blanca impusiese restricciones al ingreso de personas de seis países mayormente musulmanes.

La Corte Suprema suavizó esas restricciones al decir que se podía permitir el ingreso de toda persona que tuviese una relación “auténtica” con individuos o entidades de Estados Unidos, incluidas universidades. Pero profesores y activistas que defienden la causa de los estudiantes extranjeros dicen que muchos se sienten inseguros, incluso si no son de los seis países en cuestión: Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

“El que los temores de los estudiantes estén basados en una realidad concreta o no es casi irrelevante”, señaló Perry Greene, vicepresidente de Adelphi a cargo de diversidad e inclusión. “Lo que cuenta es la ansiedad y el miedo, que es real entre nuestros estudiantes”.

No se sabe cuántos estudiantes extranjeros alteraron sus planes y optaron por quedarse durante el verano. Algunos centros de estudio dicen que se enteraron de todo esto a raíz de los esfuerzos que se pusieron en marcha para ayudarlos.

La Universidad de Ohio dice que ofreció alojamiento o sitios para cenar a 18 estudiantes de los países afectados por las restricciones de Trump. Cubre los gastos con dinero de un fondo para asistir a estudiantes necesitados.

Un puñado de estudiantes de la Lawrence University de dos países que no figuran en la lista de Trump, Pakistán y Jordania, decidieron permanecer en Estados Unidos y el centro de estudios de Appleton, Wisconsin, les dio trabajo como recepcionistas a dos de ellos, según Leah McSorley, decana adjunta a cargo de los servicios para estudiantes extranjeros.

Varias otras casas de estudio orientaron a sus estudiantes extranjeros acerca de los servicios y recursos legales a su disposición.

“Ante tanta incertidumbre, la gente debe haber pensado dos veces todas estas decisiones, deseosa de asegurarse de que no se complica la vida”, expresó Fanta Aw, vicepresidenta interina de la American University de Washington a cargo de la vida en el campus. La universidad hizo una consulta en la primavera y comprobó que muchos estudiantes pensaban quedarse durante el verano, a menudo por razones académicas o profesionales, pero también por temor a no poder regresar, señaló Aw.

Anwar comentó que se replanteó sus planes para el verano tras ver el incremento en las medidas de seguridad en los aeropuertos y la creciente ansiedad de la gante al regresar a Nueva York de una visita al exterior en enero, poco antes de la asunción de Trump. La idea de viajar afuera todavía lo asusta un poco y se pregunta incluso si el hablar de estos temas puede generarle problemas en el futuro.

___

Kantele Franko está en http://www.twitter.com/kantele10 y en http://apne.ws/2qEaebN

image beaconimage beaconimage beacon