Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cinco agresores de Teherán habían combatido para el grupo EI

logotipo de Associated PressAssociated Press 08/06/2017 Por NASSER KARIMI, Associated Press

TEHERÁN, Irán (AP) — Cinco de los hombres que atacaron el corazón de la capital iraní habían combatido para el grupo extremista Estado Islámico, según confirmó el jueves el Ministerio iraní de Inteligencia, reconociendo el primer ataque similar de la milicia radical en el país.

Al menos 16 personas murieron y unas 40 resultaron heridas en los ataques del miércoles contra el parlamento iraní y la tumba de su líder revolucionario, un suceso que conmocionó al país.

El Ministerio difundió un comunicado con sangrientas imágenes de los cadáveres de los agresores. No reveló los apellidos de los hombres, alegando motivos de seguridad y la privacidad de las familias.

Las autoridades dijeron que los hombres estaban “afiliados desde hacía tiempo a los wahhabi”, una forma ultraconservadora del islam suní practicada en Arabia Saudí. Sin embargo, el Ministerio no llegó a culpar directamente al reino saudí del ataque, pese a que muchos iraníes expresaron sus sospechas de que el rival regional de Irán había jugado un papel en el ataque.

Los hombres habían salido de Irán para pelear por la milicia radical en Mosul, en Irak, así como en Raqqa, Siria, la capital de facto del grupo, indicó el comunicado oficial. Habían regresado a Irán en agosto a las órdenes de un líder del grupo EI y escaparon cuando las autoridades desarticularon su célula extremista.

Los vecinos de Teherán encontraron el jueves más policías de lo normal en las calles.

El ataque durante una sesión parlamentaria y en el Mausoleo del Ayatolá Ruholá Jomeini conmocionó a los iraníes, que has ahora habían evitado el derramamiento de sangre que ha acompañado al auge del grupo extremista Estado Islámico en Siria e Irak. Fuerzas iraníes combaten contra el asediado presidente de Siria, Bashar Assad, y la potencia chií apoya a milicias que combaten contra los extremistas en Irak.

El ataque conmocionó al país en un momento en el que los estados árabes suníes, respaldados por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, endurecen su postura contra Irán, gobernada por chiíes.

La Casa Blanca emitió un comunicado de Trump en el que los ataques en Teherán y ofrecía sus condolencias, pero también insinuaba que Irán es financia a grupos terroristas.

“Lloramos y rezamos por las víctimas inocentes de los ataques terroristas en Irán, y por el pueblo iraní, que atraviesa momentos tan difíciles”, indicó el comunicado. “Recalcamos que los estados que patrocinan el terrorismo se arriesgan a ser víctimas del mal que fomentan”.

Muchos iraníes respondieron a esos comentarios con indignación en medios sociales y recordaron las vigilias celebradas en Teherán tras los ataques en Estados Unidos del 11 de septiembre de 2001. El ministro de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, calificó en un tuit de “repugnantes” los comentarios de la Casa Blanca y acusó a Estados Unidos de respaldar el terrorismo.

“El pueblo iraní rechaza estas afirmaciones estadounidenses de amistad”, tuiteó Zarif.

La poderosa Guardia Revolucionaria iraní acusó de forma indirecta a Arabia Saudí. Un comunicado difundido el miércoles no llegaba a denunciar una participación saudí directa, pero describió como “significativo” que los ataques se produjeran después de la visita de Trump a Arabia Saudí, donde reafirmó el apoyo de Washington a Riad.

En las capital, varios iraníes dijeron sospechar que Arabia Saudí había jugado un papel en el ataque. Algunos aludieron a unas declaraciones en mayo del príncipe saudí Mohammed bin Salman, segundo heredero a la corona, hijo del rey Salmán y ministro de Defensa del reino, que dijo que su país trabajaría “para que fuera una batalla para ellos en Irán y no en Arabia Saudí”.

“Estoy seguro de que los países árabes del Golfo Pérsico están detrás de esto”, dijo Nahid Ghanbari, un estudiante universitario de contabilidad, de 21 años. “Están enfadados por el poder de Irán en la región. Buscan una forma de desestabilizar a nuestro país”.

___

El periodista de Associated Press Jon Gambrell en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, contribuyó a este despacho.

image beaconimage beaconimage beacon