Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Comenzó el recuento de la competencia bonaerense

logotipo de LA NACION LA NACION 17/08/2017

LA PLATA.- La sala del Teatro Argentino parece un gran juego de ajedrez. Hay 120 personas sentadas, concentradas, cantando números a quien tienen enfrente. Son empleados del Juzgado Federal N° 1: unos revisan el acta de escrutinio; los otros anotan en una nueva planilla. Están enfrentados uno a uno en treinta mesas. Alrededor, fiscales de cada lista, parados, revisan que los datos sean los mismos que tienen en sus telegramas. Son las nueve de la mañana y acaba de empezar el escrutinio definitivo de las PASO en la provincia de Buenos Aires. Así seguirá durante diez días más.

En cada una de las treinta mesas hay dos calculadoras, una cinta de papel, una abrochadora, ganchos, alcohol en gel, reglas y Liquid Paper. Lo necesario para chequear dato por dato y corregir, de ser necesario. Acá, en esta sala, no hay urnas.

"Hubo muy pocos pedidos de apertura de urnas", dijo a LA NACION la secretaria electoral del distrito Buenos Aires, Ángeles Galíndez Matienzo. Y agregó: "Hasta ahora venimos bien". Sin embargo, sólo pasó el primer día de escrutinio y faltan las secciones más peleadas entre Unidad Ciudadana y Cambiemos: la primera y la tercera.

No hubo denuncias formales por fraude en este juzgado electoral.

"El problema no es el fraude, sino los votos que dejaron de contar", dice un fiscal de Unidad Ciudadana relajado. Otros de ese partido no tienen el mismo ánimo y chequean voto por voto. "Ya recuperamos 500 sólo en La Plata", aseguran.

Jorge Landau, el apoderado de Unidad Ciudadana, informó a LA NACION que lo que se está analizando es una omisión en el recuento.

"Hasta ahora hay errores que se dan todos los años, y se solucionan fácil porque hay un documento oficial", dice, tranquilo, Patricio Blanco, apoderado de Cambiemos.

Finalizado el escrutinio de La Plata, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores había pedido la apertura de dos urnas, una porque la mesa no tenía telegrama y la otra porque no estaban cargados los datos del FIT.

"Tenemos ya 80 votos a concejales que no estaban", explicó Amelia García, apoderada de esa fuerza. Hoy seguirá el recuento.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon