Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Concluyó el escrutinio bonaerense y revisarán los votos de 58 urnas

logotipo de LA NACION LA NACION 28/08/2017

LA PLATA.- En medio de un clima de tranquilidad se completó ayer por la tarde el escrutinio definitivo de las PASO, en el Teatro Argentino de esta ciudad, aunque aún queda una instancia final. Hoy y mañana se abrirán las urnas que generaron conflicto.

En el juzgado electoral bonaerense aseguraron, sin embargo, que son pocas, por lo que los resultados definitivos se conocerán entre mañana y el miércoles. Se estima, en tanto, que las urnas que se revisarán son unas 58.

El movimiento de funcionarios judiciales y fiscales en el Teatro Argentino fue el mismo que el del primer día. Pero el ambiente era distinto: había saludos entre muchos de ellos y alegría por el trabajo terminado. Los últimos dos municipios en escrutarse fueron los de Tapalqué y 25 de Mayo, de la séptima sección.

Aunque en un principio se consideró un empate técnico la elección en la provincia de Buenos Aires, la semana pasada el gobierno nacional admitió que la ex presidenta había sacado una leve ventaja en el escrutinio. Puntualmente, en la Casa Rosada dijeron que "un puñado de votos" separan a los candidatos a favor de Cristina Kirchner, candidata a senadora por Unidad Ciudadana, en detrimento del postulante de Cambiemos Esteban Bullrich. Según publicó LA NACION la semana pasada, se trataría de 0,3%, unos 20.000 sufragios.

En tanto, en el entorno de la ex presidenta aseguraron que la diferencia es un poco mayor, entre 0,4 y 0,6%, ya que las mesas que faltaban escrutar eran en distritos favorables al kirchnerismo.

Misión cumplida

Ayer, minutos antes de las 16, el juez electoral Juan Manuel Culotta, titular del Juzgado Federal N° 1 de La Plata, tomó el micrófono: "Estamos terminando el escrutinio en el recinto. Quería agradecerles a todos los empleados y funcionarios nuestros, pero también a los fiscales, porque todo se realizó con mucha tranquilidad, normalidad y rapidez". Después del discurso corto, todos aplaudieron.

No hubo peleas entre fiscales o apoderados. En elecciones anteriores, los gritos, insultos y hasta trompadas fueron comunes, pero en estos doce días no pasó nada de eso, pese a lo ajustado que viene el escrutinio.

"El recuento de votos se desarrolló con mucha tranquilidad, no hubo incidentes. Estamos muy contentos", dijo el juez Culotta a LA NACION, antes de retirarse del recinto.

Tampoco existió ninguna sección electoral más complicada que otra, aunque en la primera y la tercera se pidieron más aperturas de urnas que en otras.

Hasta ayer el juzgado tenía contabilizadas 58 actas que habían generado algún tipo de conflicto, por lo que se debían abrir las urnas correspondientes. Aunque todavía faltan revisar los pedidos de apertura de urnas de los municipios que se contabilizaron ayer.

Muchas serán abiertas de oficio por el juzgado porque se encontraron deficiencias en la documentación. Algunas actas estaban incompletas y nadie tenía el certificado. Otras irregularidades tuvieron que ver con columnas vacías o documentación vacía.

"Eso pasa siempre", apuntó el prosecretario electoral, Leandro Luppi. Consideró, además, que "no hubo un patrón de que le faltaran los votos a uno en particular: a veces están mal ubicados los votos de Unidad Ciudadana, otras los de Cumplir, a veces los de 1 País, otras las de Cambiemos".

"Todo lo que se intenta cargar y no se puede porque presentan defectos se les notifica a los apoderados en mesa de entrada y esa misma jornada, o al día siguiente, se los cita y se abren las urnas o se miran los certificados. Con los apoderados de todos", indicó Luppi a LA NACION. Eso sucederá a partir de hoy.

Entre mañana y el miércoles publicarán los resultados definitivos a través de una resolución del Poder Judicial. No pueden extenderse por muchos días, ya que el sábado próximo se proclaman los candidatos. Ésa es la fecha límite.

Los apoderados de los distintos partidos coincidieron en la tranquilidad y normalidad del trabajo de revisar acta por acta. Los empleados del Juzgado Federal N° 1 estuvieron de acuerdo con que fue un escrutinio rápido y muy pacífico.

El cierre tuvo su color: en la mesa 16 estaban sentadas las dos empleadas del juzgado que se jubilan este año. Ellas fueron las encargadas de escrutar la última mesa electoral. Sus compañeros se amucharon alrededor para sacarles fotos. El juez Culotta y la secretaria electoral las saludaron con un abrazo.

"Se solicita a los fiscales que tengan a bien abandonar el recinto", dijo un hombre al micrófono ayer a las cuatro de la tarde.

Los doce días seguidos de escrutinio definitivo de las PASO habían terminado. Los fiscales de distintos partidos se saludaron: "Chau, nos vemos en octubre".

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon