Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Condenaron al falso pastor y a la periodista a 18 y 13 años de cárcel

logotipo de Tiempo Argentino Tiempo Argentino 27/05/2014 Tiempo Argentino

Se hizo justicia. He dicho la verdad y si bien esperaba muchos años más de condena, igualmente estoy conforme." Esas fueron las primeras palabras de Sonia Molina tras conocerse el fallo que condenó a la periodista Estefanía Heit y su marido, el falso pastor Jesús Olivera, a 13 y 18 años de prisión respectivamente.
El Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Bahía Blanca –integrado por los jueces María Elena Baquedano, Mario Lindor Burgos y Hugo Da Rosa– dio por probado que durante tres meses de 2012, en una casa de la ciudad de Coronel Suárez, Molina, de 35 años, fue reducida a la servidumbre, abusada sexualmente, torturada y estafada.
La diferencia de las penas entre la mujer y su esposo es porque el tribunal consideró a Olivera autor del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado cometido por ministro de culto no reconocido.
Sin embargo, las sanciones fueron inferiores a las que había reclamado el fiscal Eduardo Zaratiegui:  22 años para Olivera y 16 para la periodista. Es que los jueces entendieron que no hubo tentativa de homicidio.
"No se encuentra probado que el estado de desnutrición y deshidratación severo al que fue sometida Molina, que puso en riesgo cierto su vida, haya sido producido con el conocimiento de la posibilidad del deceso de la víctima", redactaron los magistrados.
Víctima y victimarios estuvieron presentes en la sala de audiencias. Todos escucharon el fallo con mucha atención. Al finalizar, la pareja fue retirada esposada de la sala por agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense que la llevó de regreso a la Unidad Penal 19 de Villa Floresta. Molina, en tanto, encaró a los periodistas que esperaban su testimonio. "Tranquilidad tengo desde que me escapé, obviamente hay que aprender a vivir con este tipo de cosas, no es algo que se olvide sino que se aprende a vivir con ello pero lo importante es que estas personas no estén sueltas", dijo.
Molina sostuvo que va a continuar "en la lucha como siempre. Tengo una hija a quien cuidar, un montón de cosas por resolver y quiero capacitarme".
Por su parte, Zaratiegui consideró que, más allá de las diferencias entre los delitos por los que él había acusado se trató de un fallo "justo" y dijo que no va a apelar.
"Este fallo es importante por la pena, que es grave y cuantiosa", opinó el fiscal, quien recordó que él había calificado el hecho como privación ilegal de la libertad y no reducción a la servidumbre.
Los hechos ocurrieron entre el 9 de agosto y el 12 de noviembre de 2012, en la casa de la pareja, ubicada en Grand Bourg 1823 de Coronel Suárez.
El caso se conoció cuando Molina escapó de la vivienda y denunció que había estado cautiva durante tres meses. Contó detalles tremendos de su cautiverio: además de sufrir reiterados abusos sexuales, fue torturada y alimentada con sobras y excremento de perros.
Al momento de huir, Molina se encontraba en un avanzado estado de desnutrición y en muy mal estado físico, por lo que debió ser hospitalizada durante varias semanas.
Con el avance de la investigación, se determinó que la mujer había sido captada por la pareja con promesas de integrar una organización religiosa liderada por el falso pastor, a quien ella le entregó todos sus bienes materiales.
El juicio oral duró dos semanas y el testimonio de Molina, quien ratificó todo lo que había denunciado en la instrucción, fue la clave para el veredicto condenatorio. Otras declaraciones de testigos apuntalaron su versión así como también las pericias realizadas.
Ayer, más tranquila tras el fallo, Molina reflexionó: "Yo creo en Dios y si de hecho hoy estoy acá es gracias a él. Por ellos no siento nada, son dos personas enfermas que tienen que estar presas."  «

     

Apelación

Los abogados del matrimonio, Claudio Lovfall y Leonardo Gómez Talamoni, mostraron ayer su disconformidad con el fallo del Tribunal Oral 1 de Bahía Blanca y adelantaron que, tras estudiar los fundamentos, apelarán las condenas impuestas.

Más de Tiempo Argentino

image beaconimage beaconimage beacon