Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Confirman dos casos de lepra importada en Chile

logotipo de Associated PressAssociated Press 31/07/2017 Associated Press

SANTIAGO DE CHILE (AP) — La ministra de Salud chilena informó el lunes que se han registrado dos casos de lepra en el país y que un tercero está a la espera de confirmación y señaló que todos los pacientes se encuentran bajo tratamiento.

“Estamos hablando de casos importados y que en este momento están absolutamente controlados”, dijo a periodistas la ministra Carmen Castillo. Añadió que un tercer paciente con diagnóstico no definido “ya también inició su terapia por lo tanto, si llegara a confirmarse, estaría también siendo controlado”.

La lepra es una enfermedad crónica causada por un bacilo que se reproduce muy lentamente por lo que la incubación de la enfermedad puede tardar de cinco a 20 años, aunque los síntomas pueden aparecer en el primer año. Es contagiosa aunque de baja transmisibilidad y tiene tratamiento con múltiples medicamentos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La enfermedad afecta principalmente la piel y se transmite por gotas nasales y orales cuando hay contacto con enfermos no tratados.

Castillo se refugió en los derechos de los pacientes para no dar más detalles pero el jefe de salud regional de Valdivia, doctor Patricio Rosas, indicó que en el caso registrado en esa región del sur de Chile el paciente es de origen haitiano. El hombre acudió a una consulta médica por una lesión en la piel y ante la sospecha del mal se iniciaron de inmediato los exámenes y el tratamiento.

Según la OMS en los últimos 20 años se han tratado unos 16 millones de enfermos en el mundo y su tasa de morbilidad ha bajado notoriamente: de 5,2 millones de casos en 1985 a 176.176 a fines de 2015.

En el pasado Chile tuvo muchos casos en la Isla de Pascua, 3.500 kilómetros al oeste del continente, y se cree que la enfermedad había llegado a fines del siglo XIX procedente de Haití.

Los enfermos, que llegaban a perder piel y trozos de dedos entre otras consecuencias, eran discriminados y aislados en leprosarios para mantenerlos apartados. En 1992 quedaban tres leprosos que fueron dados de alta y reintegrados a sus familias.

image beaconimage beaconimage beacon