Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Contratista cobró 50 millones a EE.UU en gastos dudosos

logotipo de Associated PressAssociated Press 09/08/2017 RICHARD LARDNER, Associated Press

WASHINGTON (AP) — Una compañía británica contratada para entrenar a agentes de inteligencia de Afganistán cobró al gobierno estadounidense por la compra de vehículos de lujo y salarios exorbitantes a altos ejecutivos de la empresa no identificados, pese a que no existen pruebas de que hayan hecho algún trabajo, según una auditoría del Pentágono difundida el miércoles.

La senadora demócrata Claire McCaskill dijo que la empresa consultora New Century también adquirió armas por 42.000 dólares y las pagó en efectivo para evadir una cláusula del contrato que le prohibía la compra de armas de fuego. También beneficiaba a otros miembros de su personal con altos salarios y bonos que no habían ganado.

Dicho contratista “enganchó a los contribuyentes con más de 50 millones de dólares en costos cuestionables”, dio McCaskill en un comunicado.

La legisladora, integrante del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales, hizo un recuento de los hallazgos de la auditoría en una carta remitida al secretario de Defensa, Jim Mattis.

Pidió conocer cuál oficina del Departamento de Defensa era la responsable de vigilar al contratista, cuáles pasos se han tomado para recuperar los pagos en disputa y si New Century enfrentará acciones disciplinarias.

Michael Grunber, director ejecutivo de New Century, dijo que la compañía ha sido descrita de forma injusta y que se esfuerza por seguir las reglas federales de compras.

“Es injusto y significativamente impreciso” decir que los asistentes ejecutivos recibieron salarios excesivos, dijo Grunber, en referencia a ejecutivos identificados sólo como “otros significativos”.

Detalló que la auditoria ´”solo cuestionó el uso y depreciación de los vehículos” y que New Century “no contó con más de tres vehículos a la vez durante todo el contrato”.

De acuerdo con el ejecutivo, la compra de armas se hizo de forma correcta y bajo la dirección del comando estadounidense encargado de vigilar el entrenamiento y equipamiento de las fuerzas de seguridad de Afganistán.

Las revelaciones de McCaskill sobre los hallazgos de la auditoría permiten un vistazo excepcional al opaco mundo de las contrataciones en el campo de batalla. El Departamento de Defensa ha enfrentado amplias críticas por sus presuntas fallas para vigilar con rigurosidad a las compañías contratistas y la forma como se gasta el dinero de los contribuyentes.

Los hallazgos de la auditoría fueron revelados en momentos en que existe un tenso debate dentro de la administración del presidente Donald Trump sobre la continuidad de la presencia militar estadounidense en Afganistán.

El principal estratega del mandatario, Steve Bannon, y su yerno, Jared Kushner, abogan para que contratistas militares se encarguen de luchar en Afganistán, en lugar de las fuerzas armadas estadounidenses. Estados Unidos aún cuenta con 8.400 soldados en Afganistán y el Departamento de Defensa ha recomendado enviar otros 4.000.

La auditoría al contrato con New Century revisó facturas de 2008 al 2013, cuando estaba subcontratada por la compañía Imperatis Comporation. Entre las compras cobradas al gobierno estadounidense se encuentra siete autos de lujo, como Porsche, Alfa Romeo, Bentley, Aston Martin y Land Rover, de acuerdo con la misiva de McCaskill.

___

Richard Lardner está en Twitter como: http://twitter.com/rplardner

image beaconimage beaconimage beacon