Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Crítica de Poli a quienes "debieran dar empleo digno" y no lo hacen

logotipo de LA NACION LA NACION 08/08/2017

Al encabezar la celebración central de San Cayetano en el santuario del barrio de Liniers, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli , llamó ayer a la población a "no quebrarse ante las injusticias y las humillaciones", y fustigó a "quienes debieran dar empleo digno y cierran las puertas del corazón".

En un fuerte reclamo por la desocupación, Poli pidió que se hagan esfuerzos por abrir las fuentes de trabajo y afirmó: "Los pobres y los humildes saben de estas cosas, y por eso están aquí haciendo el sacrificio de horas y de colas para encontrarse con el que sabe escuchar de veras. Vaya si sabe escuchar San Cayetano".

El purpurado habló en la misa central ante miles de fieles que concurrieron al patrono del pan y del trabajo para pedir empleo, no perderlo o agradecer haberlo conseguido. La celebración religiosa no tuvo vinculación con la protesta de los movimientos sociales, que marcharon, a primera hora de ayer, del santuario de Liniers a la Plaza de Mayo.

El cardenal Mario Poli © LA NACION El cardenal Mario Poli

"Aunque se cierran las puertas del corazón de los hombres que debieran dar empleo digno, el santo del pan y del trabajo nos abre las puertas del santuario y nos muestra que la providencia de Dios siempre nos gana en generosidad", dijo el cardenal.

Aunque se cierran las puertas del corazón de los hombres que debieran dar empleo digno, San Cayetano nos abre las puertasMario Poli, arzobispo de Buenos Aires

El cardenal Poli participará hoy de la reunión de la Comisión Permanente del Episcopado, integrada por unos veinte obispos, que analizarán durante tres días temas pastorales y muy probablemente intercambiarán reflexiones sobre la situación política y social del país, pocos días antes de las PASO del domingo.

Al igual que su antecesor, el cardenal Jorge Bergoglio, Poli recorrió las filas que se forman para entrar al santuario, en Cuzco 150, para conversar y bendecir a los peregrinos. Este año, el lema de la convocatoria fue: "San Cayetano, amigo de los trabajadores, danos paz, justicia e igualdad". El santuario abrió sus puertas a la medianoche y se celebraron misas cada hora. Se recibieron donaciones de alimentos y ropa, que serán distribuidos por Cáritas entre familias con necesidades de las villas de emergencia porteñas.

El arzobispo destacó la generosidad "sin límite" de los argentinos, y aseguró que "la riqueza espiritual nos mantiene de pie ante las pruebas y postergaciones".

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon