Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Crece la tensión entre Neymar y Barcelona por el pago de 26 millones de euros

logotipo de LA NACION LA NACION 09/08/2017

Neymar tomó la decisión de denunciar a Barcelona ante la FIFA por la negación del club a pagarle la suma de 26 millones de euros correspondientes a la renovación de su contrato de octubre, ya que la turbulenta salida del delantero a Paris Saint-Germain no respetó los términos acordados y esto provocó el enojo del club.

Según informaron diversos medios internacionales -Infoesporte, Globoesporte y Sky- los dirigentes del club y el padre del jugador, que actúa como su representante, intercambiaron acusaciones en los últimos días. "Neymar notificó a su ex club para que el pago sea hecho", sostuvo Globo, y agregó "La disputa puede llegar a la Cámara de Resolución de Disputas de la entidad (la FIFA) la próxima semana si no se encuentra una solución amistosa".

El club catalán decidió ponerse estricto con el jugador cuando aprovechó el permiso de Valverde para no asistir a los entrenamientos para irse a Oporto a pasar la revisión médica con PSG a principio de mes. A partir de ese momento el club empezó a comunicarse con el jugador, pero congeló el pago de 26 millones de euros al padre del futbolista en concepto de prima de renovación y los ingresaba en una notaría. Cuando se hizo efectiva la salida de Neymar, Barça recuperó ese dinero y anunció que no lo iba a pagar porque Neymar había incumplido las condiciones acordadas de la renovación.

El brasilero por su parte se mantiene firme en su postura respecto a que considera que el pago que reclama nada tiene que ver con su desvinculación con el club catalán. Al sostener que por un lado son las condiciones de renovación - que forma parte de su salario- y otra su salida del club.

Neymar, de 25 años, es el protagonista del pase más caro de la historia del fútbol, después de que PSG desembolsó 222 millones de euros en la cláusula de rescisión de contrato con Barcelona, y parecía ser que todo sería sonrisas en París. Pero su repentina salida y todo el revuelo que causó, acrecentaron la tensión entre el club que lo vio brillar y el jugador brasileño.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon