Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Derrota en Georgia resalta dilemas de los demócratas

logotipo de Associated PressAssociated Press 21/06/2017 Por ERICA WERNER, Associated Press

WASHINGTON (AP) — Los republicanos tienen hoy más razones para apoyar al presidente Donald Trump y tratar de desmantelar el plan de salud de Barack Obama, mientras que los demócratas comprobaron que les cuesta mucho reflejar en las urnas el entusiasmo que se percibe en su base.

La consulta especial por una banca de Georgia en la Cámara de Representantes no solo le dio un triunfo a los republicanos sino que puso de manifiesto una vez más los problemas de los demócratas: falta de candidatos fuertes, dificultades para reclutar gente y divisiones en torno a lo que representa hoy el partido.

La republicana Karen Handel superó con una ventaja relativamente cómoda de 4 puntos al demócrata Jon Ossoff en lo que se esperaba fuese una contienda más pareja en este suburbio acaudalado de Atlanta.

El revés demócrata se sumó a otro en Montana, donde el candidato republicano se impuso a pesar de que el día previo a la votación protagonizó un episodio en el que tiró al suelo a un periodista, y a una derrota previa en Kansas.

El representante demócrata Rick Nolan dijo que su partido no está transmitiendo un mensaje ganador.

“Harry Truman lo dijo mejor que nadie: si quieres hacerte pasar por republicano, la gente va a votar por el verdadero siempre”, declaró Nolan a la prensa el miércoles.

La mejor noticia que recibieron los demócratas el martes por la noche llegó en otra consulta especial de la cámara baja, en Carolina del Sur, que fue más reñida que la de Georgia a pesar de que no generó tanto interés. El republicano Ralph Normen se impuso al demócrata Archie Parnell por unos 3 puntos, una diferencia menor a la anticipada y que demostró que los republicanos no pueden dar esa banca por segura.

El hecho de que los demócratas no pudieron arrebatarles una banca a los republicanos en cuatro consultas especiales seguidas a pesar de que su base está muy revitalizada indica que hay que replantearse las cosas.

Ossoff hizo una campaña muy medida y se abstuvo de hablar de Trump, para desazón del ala izquierda del Partido Demócrata, que opina que hay que marcar diferencias más claras con los republicanos.

“Derrotar a los republicanos en distritos que tradicionalmente controlan exige hacer algo muy distinto a lo que ha hecho el establishment demócrata en el pasado. Específicamente, ofrecer una visión progresista y buscar el contacto directo con los votantes”, afirmó Jim Dean, presidente de Democracy for America.

La contienda por la banca de Georgia fue la más cara de la historia en la Cámara de Representantes. Y el no haber podido superar a una candidata que no parecía muy fuerte es un duro golpe para los demócratas de cara a las elecciones de mitad de término del año que viene. Los demócratas necesitan ganar 24 bancas para tener la mayoría.

“Esto debe ser un llamado de atención para los demócratas. No pueden seguir manejándose como siempre”, expresó el representante demócrata Seth Moulton en Twitter.

Los líderes demócratas de la cámara baja trataron de restar importancia al traspié de Georgia diciendo que era un bastión republicano, lo mismo que en las elecciones especiales previas. Joe Crowley, presidente del bloque demócrata, dijo que hay 71 distritos que serán más favorables para los demócratas que el de Georgia.

Para los republicanos, mientras tanto, es hora de celebrar.

Trump envió a sus partidarios un mensaje de texto que decía: “¡Felicitaciones a Karen Handel por una victoria ENORME en GA! Desbarajuste total. El mandato MAGA es más fuerte que nunca. DE GRANDES LIGAS”. Aludía al slogan de Trump “Make America Great Again”, o “Devolvámosle su grandeza a Estados Unidos”.

Al conocerse los resultados del martes, AshLee Strong, vocera del líder de la cámara baja Paul Ryan, escribió en Twitter: “¿Recuerdan cuando decían que íbamos a pagarlo caro en las consultas especiales por cumplir nuestra promesa?” de anular y reemplazar el plan de salud de Obama.

Efectivamente, la serie de victorias en consultas especiales, sobre todo la de Georgia, hace pensar a los republicanos que algo deben estar haciendo bien, por más que los índices de aprobación de Trump sean muy bajos y a que el partido todavía no tenga un solo logro importante en el Congreso. Es previsible que los republicanos no reconsideren su apoyo a Trump ni dejen de lado su empeño en anular el plan de salud de Obama y sigan el curso actual.

“Esto nos demuestra que la gente quiere algunas de las cosas de las que hemos venido hablando, de las que el presidente Trump ha venido hablando: menos gobierno, más poder para la gente. Reforma impositiva. El tipo de cosas que tenemos que conseguir. Creen que nosotros, no ellos, somos lo que podemos lograrlo”, manifestó el representante republicano Roger Williams.

image beaconimage beaconimage beacon