Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Designan a un allegado a Lingeri en Salud

logotipo de LA NACION LA NACION 26/08/2017

Con la salida de Luis Scervino de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), el organismo que administra el dinero de las obras sociales sindicales, el Gobierno aleccionó a los gremios y les quitó a uno de sus mejores interlocutores. En el mismo movimiento, le asestó un golpe directo a José Luis Lingeri, jefe del sindicato de Obras Sanitarias y de estrecha relación con el funcionario saliente. Pero mientras Cambiemos le mostraba el puño, también le tendió la otra mano, casi como una señal ambigua.

Es que, en la misma semana que Scervino fue apartado de su cargo, el Gobierno oficializó en el Boletín Oficial a David Aruachan como secretario de Operaciones y Estrategias de Atención de la Salud, un virtual viceministro de la cartera que conduce Jorge Lemus. Aruachan es un hombre del riñón de Scervino y es amigo de Lingeri.

La génesis de este vínculo está en el Instituto de Investigación Sanitaria de la Seguridad Social (Iisss), una usina dedicada a la seguridad social y a formar cuadros técnicos de las obras sociales. Scervino es el presidente del Iisss, Aruachan fue su gerente general y Lingeri, uno de los líderes gremiales que bendijo la conformación del instituto. No fue el único sindicalista que lo promovió, pero sí el más comprometido, por su pasado como superintendente de servicios de salud durante el menemismo.

Desde el Ministerio de Salud señalaron que Aruachan hizo su pase de la SSS al ministerio unos 20 días antes de que el Gobierno apartara a Scervino del gabinete, aunque su oficialización en el cargo recién se concretó anteayer. Lemus barajaba varios nombres y finalmente se impuso el de este sanitarista, que deberá adaptarse a la nueva estructura.

Como en un juego de tronos, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que esta semana encaró un endurecimiento hacia los gremios, tiene ascendencia en el Ministerio de Salud. Su esposa, María Cecilia Loccisano, trabaja hace años en la cartera y hoy es la subsecretaria de Coordinación Administrativa, es decir, la encargada de administrar la caja. El antecesor de Aruachan, Andrés Scarsi, siempre tuvo una excelente relación con Triaca.

Política y técnica

Lemus y Arauchan tienen en agenda dos temas pendientes: la implementación de la mentada Cobertura Universal de Salud (CUS) y una megalicitación para comprar la droga contra la hemofilia.

Para Scervino, el nombramiento de Arauchan no debe ser leído en clave política. "David es un gran cuadro técnico. Sus pergaminos son profesionales, no sindicales", manifestó a LA NACION. Agregó que "sería miope" pensar que su salida fue un problema personal.

En otras palabras: si Scervino fue un fusible, su equipo no tenía por qué serlo. Si el Gobierno no sostenía la designación de Arauchan, hubiera sido leído como una declaración de guerra hacia Lingeri. Por ahora hay bandera blanca.

Una nota en Infobae tomó ayer por sorpresa a Lingeri. El artículo advertía sobre la posibilidad de una intervención a su gremio. Consultado por LA NACION, el gremialista manifestó no creer que el Gobierno explore ese terreno. "No estoy notificado de nada y no hay ninguna señal en ese sentido", confió. En pocos días iniciará un viaje de un mes a Colombia y a Israel, a buscar tecnología para proyectos de agua potable.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon