Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Detienen a director de penales salvadoreños por corrupción

logotipo de Associated PressAssociated Press 30/05/2017 Por MARCOS ALEMÁN, Associated Press

SAN SALVADOR (AP) — El ministerio Público detuvo y presentó ante los tribunales de justicia al director de Centros Penales de El Salvador, Rodil Hernández, acusado por malversar 5,6 millones de dólares de las tiendas institucionales de las cárceles del país.

El jefe de Áreas Especializadas de la Fiscalía General de la República, Allán Hernández, confirmó la captura en rueda de prensa el martes y dijo que será procesado por delito de actos arbitrarios en perjuicio de la administración pública.

En los 19 centros penales y dos granjas penitenciarias de El Salvador funcionan las llamadas “tiendas institucionales”, donde se venden productos alimenticios y de higiene personal. Según la ley, las ganancias de las ventas deberían usarse para financiar programas de beneficios para los reos. Sin embargo, Hernández afirmó que en las investigaciones se comprobó que estaban “despilfarrando” el dinero y que identificaron una serie de pagos que califican como ilegales.

Las investigaciones abarcan el periodo de 2012 a 2014 e incluyen la administración del exdirector de Centros Penales, Nelson Rauda, también procesado por estar vinculado a la tregua entre las pandillas.

El jefe fiscal afirmó que han determinado que tanto Rauda como Hernández, “hicieron un abuso del dinero que provenía de las tiendas” cuando fungieron en sus cargos y se cree que parte del dinero se destinó para hacer pagos a personas que no trabajan en Centros Penales, cercanas a Raúl Mijango, un exguerrillero identificado como el principal promotor y negociador de la tregua entre las pandillas.

Mijango, Rauda, tres oficiales de la policía y otros 17 funcionarios y exfuncionarios de centros penales de El Salvador están siendo procesados por su participación en la tregua.

En 2012, los líderes de las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18 acordaron una tregua para disminuir la cifra de muertes por violencia, luego de que en esa época se registraran al menos 14 fallecimientos al día. Dicho alto en las hostilidades se alcanzó con la intermediación del obispo Fabio Colindres y de Mijango en representación de la sociedad civil.

Para facilitar la tregua, las autoridades sacaron a los cabecillas del penal de máxima seguridad conocido como Zacatraz y los enviaron a otras cárceles desde las que tenían comunicación con sus estructuras en las calles.

Los homicidios bajaron hasta cinco por día, pero la tregua fue rota en septiembre de 2013 luego de que las autoridades retiraran una serie de beneficios para los cabecillas de las pandillas presos. Después de eso, los asesinatos comenzaron a subir.

image beaconimage beaconimage beacon