Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Detienen al "héroe" que frenó el virus WannaCry

logotipo de LA NACION LA NACION 08/08/2017

SAN FRANCISCO.- Marcus Hutchins entregó a obras benéficas los 10.000 dólares (unos 8500 euros) que recibió de recompensa por neutralizar, en mayo último, el dañino virus WannaCry. El mayor ataque reciente de ransomware supo poner contra las cuerdas a las grandes empresas y servicios públicos de Europa, y la audacia de este joven, que trabaja como informático en Gran Bretaña, ayudó a salvar a las grandes corporaciones.

Hutchins (Devon, 1994) se convirtió entonces en inesperado héroe. Además del reconocimiento público, lo esperaba el mejor de los lauros: explicar su experiencia en Las Vegas, donde se celebran Defcon y Blackhat, las dos convenciones más relevantes del mundo en materia de ciberseguridad. Fue ahí, en Estados Unidos, donde la semana pasada terminó abruptamente su buena racha. El jueves último fue detenido por el FBI, que lo acusa de haber creado un software para robar claves bancarias.

La convención de Blackhat, previo pago de 1500 dólares, ofrece cursos y prácticas. Expertos, villanos o ambas cosas ofrecen servicios en forma de software espía o asesoramiento. La otra convención, Defcon, es mucho más sórdida, underground y clandestina. La acreditación cuesta 250 dólares, se paga en efectivo y no lleva ningún nombre.

Todo el mundo alardea y gasta, pero los movimientos de la tarjeta de crédito de Hutchins, protagonista de este año, levantaron sospechas. Gastos como el alquiler de un Lamborghini naranja de 200.000 dólares. O una sesión de tiro para probar armas de diferente calibre, largas y cortas. O la reserva de la piscina climatizada más grande de Nevada.

El miércoles pasado, Hutchins recibió una inesperada visita del FBI. Lo detuvieron, y aunque salió dos días después gracias a una fianza de 30.000 dólares, el alto riesgo de huida lo dejó sin pasaporte, acceso a Internet, tarjetas de crédito y celular.

El veinteañero enfrenta cargos que podrían acarrearle en Estados Unidos 40 años de cárcel. Se lo acusa de ofrecer, en agosto de 2014, un software que roba claves y contraseñas de las webs de los bancos de computadoras previamente infectadas. El joven inglés incluso difundió en su cuenta de Twitter un video en que explicaba las virtudes malignas del programa.

El FBI afirma que tiene suficientes indicios de que Hutchins es el creador de Kronos, la mutación de un troyano, y que lucró con ese software corrupto, que logró penetrar el sistema de tarjetas de Inglaterra, Alemania, Francia, Polonia y Canadá.

La defensa de Hutchins busca convertir su buena acción -la desactivación en mayo último del ataque cibernético WannaCry- en atenuante, pero, de acabar condenado, quien parecía un héroe fortuito no lo sería en realidad tanto. Sabía bien qué hacía.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon