Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Diferencias por las amenazas de Trump a Venezuela

logotipo de LA NACION LA NACION 16/08/2017

Ayer hubo sólo una diferencia pública entre el presidente Mauricio Macri y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence: qué hacer ante la crisis política y social que atraviesa Venezuela. El cruce de elogios se interrumpió frente al desafió internacional que impone el régimen de Nicolás Maduro .

Los gestos de amabilidad y las sonrisas se apagaron unos segundos. Ahí, Macri fue claro y directo. "La vía de la fuerza no es el camino para la crisis de Venezuela", dijo el jefe del Estado.

Y si bien no tuvo la fuerza de las palabras que lanzó Donald Trump hace unos días, su número dos no descartó la intervención militar y advirtió: "No nos vamos a quedar de brazos cruzados, el presidente Trump tiene muchas opciones a disposición".

Macri sostuvo que llegó el momento de "profundizar la presión política y económica", pero anticipó que el Mercosur no ve como una alternativa "la utilización de la fuerza para la solución del conflicto en Venezuela".

Pese a las discrepancias que quedaron expuestas entre Macri y Pence en la conferencia de prensa que ambos dieron ayer en la quinta presidencial de Olivos, el canciller Jorge Faurie destacó las coincidencias en los discursos. "Hay acuerdo entre ambos países en que hay que explorar todos los caminos que conduzcan a un diálogo y esto se tiene que traducir en una solución pacífica para la recuperación de la democracia en Venezuela", dijo en diálogo con LA NACION el ministro de Relaciones Exteriores.

El rol que tuvo Macri, sobre todo después de liderar y motorizar la suspensión del país caribeño del Mercosur por considerar que se "quebró el orden democrático", fue seguido por atención por Estados Unidos. Esa acción, creen cerca del Presidente, le da el respaldo necesario para enfrentar posiciones extremas.

"La vía militar no es una opción en América latina. Es una zona de paz. La solución pasa por el diálogo. Siempre el uso de la fuerza termina generando un caos en los países que se utiliza", analizó uno de los hombres de consulta del Presidente sobre estas cuestiones.

En la Casa Rosada analizaron las palabras de Pence cuidadosamente. Según dijeron fuentes con acceso al despacho presidencial, en su discurso el vicepresidente de Estados Unidos deja en claro que no hay lugar para una acción militar. "Es improbable que el vice desmienta al presidente. Pero habló de lograr una solución pacífica", explicaron cerca de Macri.

Independientemente de los análisis, Pence también fue taxativo al respecto. "Trump me envió aquí para que quede claro en la Argentina y en toda América latina que Estados Unidos no se va a quedar de brazos cruzados mientras Venezuela se destruye", sostuvo el funcionario norteamericano.

Y añadió: "Estamos confiados en que trabajando con los aliados de la región vamos a lograr una solución pacífica de la crisis".

Macri aprovechó la pregunta de uno de los medios acreditados para reforzar su mensaje. "Tenemos que extremar la posición política y económica para que lo antes posible se vuelva a restaurar la democracia en Venezuela. La vía no es la utilización de la fuerza, sino profundizar la demanda política y tener en cuenta la realidad económica, para ver de qué manera ayudamos a que se restablezca la democracia en Venezuela", declaró el Presidente.

Hace 10 días, la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay aplicaron la "cláusula democrática" y excluyeron al país caribeño de todos los órganos de acción del Mercosur. Seis días después, Trump sugirió la posibilidad de una acción militar si no cesa la escalada autoritaria del gobierno de Maduro.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon