Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Draghi hunde a Europa… y Banxico aquí no ayuda

logotipo de Forbes México Forbes México 06/06/2014 Guillermo Barba

Lo que necesitamos en el mundo y en el país es más ahorro –interno y externo, no deudas; más inversión privada y menos gasto del gobierno. Mercados libres y no manipulación de la tasa de interés.

Ayer el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, cumplió las expectativas para combatir el muy bajo crecimiento e inflación de la eurozona –que podría convertirse de nuevo en deflación: recortó la tasa de interés de refinanciamiento de 0.25 a 0.15% y la que paga a los depósitos a -0.1%. Sus acciones incluyen preparativos para compras de activos y medidas para aliviar restricciones de crédito a pequeños negocios, incluyendo 400 mil millones de euros en préstamos a bancos.

Esta es la primera vez que uno de los mayores bancos centrales establece una tasa negativa, lo que significa que a diferencia de lo que estamos acostumbrados, en la zona euro el banco central les cobrará a esas instituciones por mantener su dinero en él. La intención, claro, es empujarlos a que mejor salgan al mercado a prestarlo. Pero, ¿por qué tomar esta medida? Bueno, se debe a que en Europa la actividad económica es débil y están subiendo “muy poco” los precios (0.5% anual en mayo) y hay incluso riesgo de que caigan, como ocurrió entre junio y octubre de 2009.

De hecho, la tendencia de la inflación al consumidor es a la baja desde noviembre de 2011, cuanto alcanzó el 3% anual.

Por supuesto, sin bien la gente no vería mal un descenso de precios, los funcionarios y banqueros no lo quieren permitir bajo ninguna circunstancia. La razón es que eso afectaría el valor de sus activos e incrementaría relativamente la carga de sus ya de por sí excesivas deudas. El sistema, para decirlo claro, depende de que las deudas crezcan de manera exponencial para seguir en marcha. Un castillo de naipes, pues, en el que la deflación (desplome) es inevitable.

De manera que el “plan Draghi” es intentar levantar la economía de Europa con las recetas que se ha probado desde 2008 y que siguen sin funcionar: bajar el costo del crédito. O sea, esperan resultados diferentes haciendo lo mismo. Por eso, más allá de que sus decisiones las vendan al público  como positivas, es necesario hacer algunas precisiones.

De entrada, porque las viejas teorías de que aumentar el gasto público, bajar las tasas de interés e imprimir dinero son suficientes para impulsar el crecimiento económico sostenido, la evidencia y los resultados recientes nos han demostrado que son no solo son falsas sino muy destructivas. Se han inyectado millones de millones de dólares a la economía global para un endeble rebote que dicen, es una “recuperación”. No obstante, esos cañonazos de dinero papel cargados con tipos de interés manipulados en extremo a la baja, cada día tienen menores efectos. Como un enfermo adicto, Europa, Estados Unidos y el mundo necesitan más y más “estímulo” que sienten menos.

Recordemos por ejemplo que entre octubre de 2007 y abril de 2008, el BCE recortó su tipo de refinanciamiento de 3.75 a 1.25% –una baja de más de 66%, y la de depósitos de 3.25 a 0.25% -casi 93% abajo. En aquel lapso la inflación pasó apenas de 2.6 a 3.3% y el crecimiento del PIB en la eurozona en realidad fue mínimo: trimestre a trimestre en el primer cuarto de 2008 solo 0.6% según cifras del BCE. Y ya ni hablar del crecimiento ese año de 0.4%, y del desplome de 2009 de -4.5%.

Parece que “Súper Mario” no entiende que lejos de ayudar, empeora todo. ¿De veras cree que estimulará el crecimiento y la inflación un recorte mucho menor que los que se hicieron antes? La tasa de refinanciamiento solo bajó 10 puntos porcentuales y la de depósitos una décima. Como en el videojuego, Draghi parece tocado por algún enemigo y se ha vuelto pequeño, un “Mini Mario”.

Lo malo es que en las universidades más importantes del mundo, donde se formaron y siguen formando muchos de los actuales funcionarios que gobiernan o presiden los bancos centrales, esta fórmula es lo único que les enseñan, despreciando verdaderas soluciones alternativas. Por ello nunca les es suficiente. Si ya no se tienen los resultados esperados, la respuesta siempre es igual: más gasto, más impresión de dinero y menores tasas… hasta que dejen de funcionar. Su sistema estilo planificación central está condenado al fracaso. Lo peor es que los mercados y la economía real les harán ver su suerte no solo a ellos, si no a todos los habitantes que padecemos los costos de sus malas decisiones.

Deberían escuchar a quienes les decimos que esas medidas no servirán. Ese mensaje va también para el Banco de México, que en octubre pasado bajó su tasa de interés de referencia a un mínimo histórico de 3.5% y aquí tampoco ha servido para nada. Por si fuera poco, hoy ha vuelto a recortarla a 3%. El Instituto Central no ha entendido nada.

De hecho, este esquema de tasas de interés descendentes está destruyendo al capital y atrayendo la deflación, como hemos explicado antes en este blog.

Explicado grosso modo, la razón es que no importa qué interés tome el empresario para invertir, siempre será visto mañana como caro y en mal momento, pues en el futuro las condiciones habrían sido mejores y más baratas. De modo que el instinto de aquellos no los lleva por el lado de arriesgarse a emprender, generar riqueza y empleos como creen los gobiernos y bancos centrales, sino en el mejor de los casos a acumular activos para defenderse de la desgracia que sin remedio se avecina: la Gran Deflación. No por nada los índices bursátiles y el oro se fueron al alza con la decisión. En los primeros, parece que la burbuja se seguirá inflando hasta límites insospechados.

Lo que necesitamos en el mundo y en el país es más ahorro –interno y externo, no deudas; más inversión privada y menos gasto del gobierno. Mercados libres y no manipulación de la tasa de interés ni tipos de cambio para hacernos “competitivos”. Cuando en Europa, EE.UU. y aquí lo entendamos, daremos el primer paso para salir de la crisis. Seguimos lejos, muy lejos.

Contacto:

Twitter

Facebook

Correo: memob@hotmail.com

Blog

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

La entrada Draghi hunde a Europa… y Banxico aquí no ayuda aparece primero en Forbes México.

Más de Forbes

image beaconimage beaconimage beacon