Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ecuador: oposición impugna, oficialismo respalda pedido

logotipo de Associated PressAssociated Press 06/04/2017 Por GONZALO SOLANO, Associated Press

QUITO (AP) — Guillermo Lasso, candidato opositor a las elecciones de Ecuador, presentó el miércoles presuntas pruebas —como adulteración de actas y resultados con inconsistencias numéricas— que buscan demostrar irregularidades cometidas en favor del oficialista Lenín Moreno.

Agregó que exigirá el reconteo voto a voto en todo el país.

Poco después, el partido de gobierno, Alianza País, dijo que apoyaba la revisión de las actas con presuntas irregularidades, pedido que enviará por escrito al Consejo Nacional Electoral (CNE).

El anuncio lo hizo la secretaria ejecutiva de ese partido, Doris Solíz, quien aseveró que "con la finalidad de que no quede la menor sombra de duda... nos adherimos las acciones de impugnación presentadas por el movimiento CREO (de Lasso) para la revisión de las 1.795 actas en las que señalan que existen inconsistencias".

Asimismo, pidió al CNE que la revisión se efectúe de manera inmediata en un lugar público, con todos los medios de comunicación transmitiendo en vivo y los delegados de los dos movimientos para "demostrar que le mintieron al país", dijo en referencia al fraude señalado por Lasso y su equipo.

Añadió que "cuando se haya reconfirmado que mintieron... exigiremos que se judicialicen las acciones de quienes cometieron este delito de atentar contra la República, porque eso no puede quedar así, presentaremos las demandas correspondientes... y a Guillermo Lasso le exigiremos disculpas públicas".

En la mañana, César Monge, director del partido opositor CREO, dijo que de acuerdo con información de archivos informáticos entregados por el Consejo Nacional Electoral que fueron cotejados con documentos que obtuvieron sus 40.000 delegados en las mesas, Lasso iba ganando cuando se había escrutado el 95,3% de las mesas electorales, pero a partir de entonces se produjo "un fenómeno inusual".

Monge señaló que ingresó información 4,7% de las mesas. En éstas, el último porcentaje escrutado, Lasso pierde mayoritariamente en magnitud de 80% a 20% y eso alteró el resultado final.

Según la oposición, ese 4,7% se traduce en 592.350 votos que corresponden a actas que no tienen firma de responsabilidad, que están adulteradas, que tienen inconsistencias numéricas o que muestran resultados invertidos, es decir, votos de Lasso se acreditados a Moreno.

"Este es un momento muy delicado para Ecuador", por lo cual "vamos a exigir, amparados en la ley y la constitución, que se recuenten los votos uno a uno, en todo el territorio nacional", aseveró Lasso y añadió: "hemos acudido a una montaña de documentos que demuestran fehacientemente nuestra sospecha... Se trata sin duda alguna de un proceso fraudulento".

El presidente del Consejo Nacional Electoral, Juan Pablo Pozo, dijo en rueda de prensa que "esperamos que nos adjunten las actas que se han cambiado informáticamente para recontar los votos que sean necesarios". Añadió que si el fraude es informático "y la votación de un candidato se le ha puesto al otro candidato... preséntense las actas inconsistentes para abrir todas las actas y contar voto a voto. Eso es una infamia".

De acuerdo con la ley ecuatoriana, los procedimientos de impugnación de resultados únicamente pueden empezar luego de que hayan sido entregados los resultados oficiales. Los reclamos deben ser resueltos en unos diez días.

La Conferencia Episcopal advirtió en un comunicado que "¡La paz está realmente en peligro!" al tiempo de señalar que Ecuador "está viviendo momentos difíciles por las intensas movilizaciones de victoria y de reclamo, fruto de los resultados electorales proclamados, que pone en peligro la unidad de nuestro país". Asimismo, expresó que "es imprescindible iniciar de inmediato un diálogo que permita el pleno esclarecimiento de la verdad y así volver en seguida a la calma y a la tranquilidad en las calles de nuestras ciudades".

Tras la victoria, Lenín Moreno —quien se moviliza en silla de ruedas luego de haber sido baleado en un asalto en 1998— se produjeron reacciones dispares: mientras sus seguidores celebraron hasta la madrugada, los simpatizantes Lasso se lanzaron a las calles para protestar en varias ciudades.

Las principales manifestaciones de rechazo tuvieron lugar principalmente en Quito y Guayaquil, aunque también se replicaron en Cuenca, Ambato y Riobamba, luego de que el Consejo Electoral informara el martes que con 99,65% de los votos escrutados, Moreno había ganado la segunda vuelta con 51,16% y dijo que el resultado era "irreversible".

Las protestas, que comenzaron el domingo, incluyeron bloqueos de calles que causaron fuertes congestionamientos viales. En algunos casos, los manifestantes quemaron llantas en las vías, pero no se reportaron choques con la policía.

Moreno sucederá al presidente Rafael Correa desde el 24 de mayo. Correa lleva más de diez años en el poder y su gestión ha sido reconocida por la reconstrucción de la red vial del país y por obras de infraestructura como hidroeléctricas, escuelas y hospitales para gente de bajos recursos. Sin embargo, el mandatario también se ha distinguido por su temperamento confrontador y por no respetar los derechos civiles, especialmente de sindicalistas, indígenas y estudiantes.

La elección presidencial en Ecuador despertó interés en Sudamérica, donde por más de una década varios países tuvieron mandatarios izquierdistas y que en elecciones recientes empezaron a girar hacia la centroderecha como Argentina y Perú.

--------

Gonzalo Solano está en Twitter como https://twitter.com/GESolano

image beaconimage beaconimage beacon