Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EE.UU.: la víctima del atentado racista era una abogada de 32 años

logotipo de LA NACION LA NACION 13/08/2017

La joven que murió atropellada por un supremacista blanco en la jornada de violencia racista de ayer en Estados Unidos fue identificada hoy como Heather Heyer, una joven abogada de 32 años que se había sumado a la contramarcha anti racista para repudiar la presencia de grupos neonazis en su ciudad, Charlottesville.

"Heyer fue atropellada por un vehículo cuando ejercía pacíficamente su derecho a la libertad de expresión (...) Este acto de violencia sin sentido desgarra nuestros corazones colectivos", declaró el gobierno municipal en un comunicado, citado por la agencia de noticias EFE.

La madre de Heyer, Susan Bro, declaró a los medios que su hija, una asistente en un estudio de abogados local, era una persona muy comprometida con la realidad social y había decidido marchar para expresar su repudio a toda forma de racismo. "Trataba de poner fin a la injusticia", contó su madre en una entrevista con el portal de noticias The Hufftington Post.

"A Heather no le movía el odio, sino detener el odio, acabar con la injusticia", aseguró, y pidió que la muerte de su hija no se convierta en motivo para generar más odio, sino en un "clamor por la justicia, la igualdad, la equidad y la compasión".

La Policía local también informó hoy que el atacante que mató a Heyer se llama James Alex Fields Jr. y es un hombre blanco de 20 años. Se encuentra detenido y el FBI comenzó a investigar oficialmente el caso.

Columnas de militantes neonazis y decenas de milicianos armados como militares que decían "proteger a la nación" inundaron ayer la ciudad universitaria, una localidad de unos 50.000 habitantes, para una esperada manifestación en un parque público que había sido bautizada como "Unir a la derecha". Allí los esperaba otra protesta, una de simpatizantes anti racistas y pacifistas que rechazaba su presencia.

Primero empezaron los empujones y golpes de los supremacistas blancos contra los manifestantes que los repudiaban y la violencia llegó a su máximo nivel cuando Fields Jr. atropelló con su auto a la multitud anti racista y mató a Heyer y dejó una veintena de heridos.

Poco antes, las autoridades habían declarado el estado de emergencia y ordenado a todos abandonar las calles.

Heather Heyer © Justin IdeJustin Ide Heather Heyer

La manifestación de los supremacistas blancos había sido convocada por varias organizaciones de ultraderecha en el centro de Charlottesville para "unir la derecha" y protestar contra la retirada de una estatua en esa ciudad del general confederado Robert E. Lee, considerado un símbolo de la defensa de la esclavitud y el racismo que marcó la historia de Estados Unidos y que aún sigue muy presente.

Condena de la Casa Blanca

La Casa Blanca dijo el domingo que el presidente Donald Trump, condenaba todas las formas de "violencia, intolerancia y odio" cuando habló de la violencia en Charlottesville, incluyendo a los "supremacistas blancos, KKK, neonazis y todos los grupos extremistas".

Trump fue criticado por no nombrar específicamente a esos grupos al condenar los hechos de violencia del sábado entre supremacistas blancos y sus detractores en la ciudad de Charlottesville, en Virginia.

"El presidente dijo enérgicamente en su declaración de ayer que condena todas las formas de violencia, intolerancia y odio y, por supuesto, incluye a los supremacistas blancos, al KKK, a los neonazis y a todos los grupos extremistas", dijo el portavoz de la Casa Blanca. "Pidió unidad nacional y aunar a todos los estadounidenses", agregó.

Agencias Télam y Reuters

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon