Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EEUU: Mercado laboral se recupera pero está débil

logotipo de Associated PressAssociated Press 09/06/2014 Por JOSH BOAK y CHRISTOPHER S. RUGABERAssociated Press

WASHINGTON (AP) — La economía de Estados Unidos finalmente ha recuperado algunos de los empleos perdidos en la reciente recesión. Pero aún es prematuro celebrar. Falta mucho para una recuperación plena.

El reporte del viernes del gobierno reveló una economía en mejoría pero marcada por cicatrices profundas y duraderas. La recesión que comenzó hace seis años y medio aceleró algunos dolorosos cambios que han dejado a muchos estadounidenses sintiéndose peor que cuando la economía tenía más o menos el mismo número de empleos que ahora.

Los empleadores crearon 217.000 nuevos puestos de trabajo en mayo, más que suficientes para sobrepasar los 138,4 millones de empleos que existían cuando la recesión comenzó en diciembre de 2007. Pero aun cuando la tasa de desempleo ha bajado a 6,3%, comparada con 10% en lo álgido de la recesión, la economía carece de su antigua potencia.

Para muchos economistas, las cifras de empleo son tanto prueba de su recuperación sostenida como evidencia de una dolorosa transformación en cómo los estadounidenses ganan su sustento.

"La recuperación del mercado laboral ha sido decepcionante", dijo Stuart Hoffman, economista en jefe de PNC Financial Services. "Aun con el nuevo aumento, hay muy poca actividad".

Aún hay 1,49 millones de empleos perdidos en construcción. Las fábricas tienen 1,65 millones de obreros menos. Muchos de estos empleos han sido remplazados por nuevas tecnologías: robots, software y equipo avanzado que acelera la productividad y requiere menos mano de obra, dijo Patrick O'Keefe, director de investigación económica para la firma consultora CohnReznick.

"Cuando se necesitan mover cosas pesadas, ahora tenemos máquinas que lo hacen", dijo O'Keefe. "Es improbable que en el sector manufacturero recuperemos mucho de lo que se ha perdido".

Las nóminas del gobierno se han reducido, llevándose con ellas el sueldo de la clase media. Los distritos escolares locales tienen 255.400 empleados menos. El Servicio Postal de Estados Unidos ha recortado 194.700 empleos.

Y durante la recuperación económica, más personas han dejado el mercado laboral de las que han entrado en él. Solo 58,9% de los estadounidenses en edad laboral tienen empleo, debajo del 62,7% que había al comienzo de la recesión.

Parte de ese declive se da por el envejecimiento de la población, puesto que más y más personas se jubilan. Pero la proporción de adultos que trabajan entre la población general "está cerca del mínimo donde se ubicaba en los peores momentos de la recesión", evidencia de que es improbable que haya mejoras salariales significativas, dijo O'Keefe.

La recuperación no ha mantenido el mismo ritmo que el crecimiento demográfico. Investigadores del Instituto de Políticas Económicas calculan que siete millones de empleos adicionales se necesitan para absorber el crecimiento de la población.

Las penurias se han concentrado en los trabajadores de ingresos bajos y medio, de acuerdo con un análisis del instituto.

En el 30% de trabajadores con los salarios más bajos, los sueldos, ajustados por inflación, han caído en los últimos 14 años. Para el siguiente 40%, la paga se ha mantenido sin cambios.

La mayoría de los trabajadores estadounidenses "suben por las escaleras que bajan", dijo Larry Mishel, presidente del instituto.

El ingreso promedio por hogar es 52.959 dólares, que después del ajuste por inflación es 3.303 dólares menor a su nivel previo a la recesión, de acuerdo con Sentier Research.

Tres industrias que tradicionalmente pagan bajos salarios representan más de un tercio de los avances en generación de empleo durante la recuperación: restaurantes y bares; personal temporal, y comercio al menudeo, de acuerdo con una investigación del Proyecto Nacional de Ley Laboral (NELP, por sus siglas en inglés). Los pagos en estos sectores promedia 13,34 dólares por hora.

Mike Evangelist, analista de políticas en el NELP, dijo que la migración de la producción de bienes hacia una economía más orientada a servicios ha reducido la contratación en muchos sectores de salarios medios y altos. Los magros avances laborales en esos sectores han reducido el crecimiento salarial general, dando a los consumidores menos recursos para gastar y privando a la recuperación de su acostumbrado vigor.

Los bajos salarios han representado gran parte del crecimiento laboral en Estados Unidos. Cerca de un cuarto de los empleos en Estados Unidos estaban en industrias de bajos salarios en 2011, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Es la proporción más alta entre las naciones desarrolladas, dijo la organización asentada en París. En 2001, Estados Unidos ocupaba el quinto sitio en empleos de baja paga.

Los empleadores han recurrido más a trabajadores de medio tiempo, señaló John Silvia, economista en jefe de Wells Fargo.

"Tenemos un mercado laboral distinto con un mayor énfasis en empleos de medio tiempo", dijo Silvia. "El mercado laboral tradicional ya no es relevante".

Más de 27,2 millones de estadounidenses trabajan hoy día medio tiempo, alrededor de 2,5 millones más que antes de la recesión. Cerca de una cuarta parte de esos trabajadores preferiría laborar jornada completa, de acuerdo con el reporte laboral de mayo. Y aunque el número de empleos de tiempo completo ha aumentado durante la recuperación, la economía aún tiene 2,9 millones menos de ellos.

Los economistas, Silvia entre ellos, ven la situación como frustrante, pero no irremediable. A juzgar por el reporte de mayo, Silvia prevé que los salarios aumentarán, siempre y cuando el desempleo siga bajando.

Las ventas de autos del mes pasado indican que el gasto del consumidor ha comenzado a subir en mercancías de mayor costo. Las compras de vehículos se hicieron a una tasa anualizada de 16,7 millones de unidades en mayo, una mejoría de 7% respecto al promedio de 2013. Ello indica a muchos economistas que las ganancias en el mercado laboral de los últimos cinco años tarde o temprano ganarán impulso suficiente para elevar el gasto del consumidor y los salarios.

Ello impulsará entonces una economía más fuerte.

image beaconimage beaconimage beacon