Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EEUU: No todos los republicanos apoyan nueva ley de salud

logotipo de Associated PressAssociated Press 22/06/2017 Por ALAN FRAM y RICARDO ALONSO-ZALDIVAR, Associated Press

WASHINGTON (AP) — Los senadores republicanos develaron el jueves su plan para derogar la reforma al sistema salud aprobada durante el gobierno de Barack Obama, el cual reestructuraría el programa federal Medicaid para los pobres, relajaría las regulaciones a las aseguradoras y pondría fin a los aumentos de impuestos aplicados a las personas acaudaladas y que han ayudado a financiar la expansión de la cobertura para millones de personas.

Cuatro senadores republicanos conservadores anunciaron rápidamente su oposición a la medida, y otros se mostraron evasivos, lo que dejó entrever la posibilidad de que la cámara alta la rechace. Pero Mitch McConnell, líder de la mayoría en el Senado, dijo estar abierto a escuchar opiniones y pareció decidido a impulsar la medida la próxima semana.

La publicación de la propuesta de 142 páginas puso fin a la larga espera para conocer uno de los proyectos de ley más celosamente guardados en años. McConnell la armó a puerta cerrada, y con ella acerca al presidente Donald Trump y al Partido Republicano a la que quizá sea su meta más deseada: derogar la ley de Obama de 2010, su legado de política interna del que está más orgulloso.

En la Casa Blanca, Trump habló de un proyecto de ley “con corazón”, mientras que Obama, en Facebook, dijo que en el corazón de esa propuesta lo que hay es “mezquindad fundamental”.

El proyecto de ley acabaría con las penalizaciones fiscales para la gente que no adquiera un seguro de gastos médicos y para las compañías grandes que no ofrezcan cobertura a sus trabajadores. Ofrecería subsidios menos generosos para las personas que la ley de Obama, pero sí proporcionaría millones de dólares a los estados y a las aseguradoras con el fin de apoyar los mercados que han sido abandonados por las compañías de seguros.

Ahora McConnell debe transitar un camino estrecho en el que si sólo tres de los 52 senadores republicanos rechazan el proyecto significaría que no sería aprobada. Él y otros funcionarios dijeron que la medida haría que los seguros de gastos médicos sean más asequibles y eliminaría los requisitos establecidos por Obama para las coberturas, considerados onerosos por algunos.

“Tenemos que actuar”, dijo McConnell. “Porque el Obamacare es un ataque directo a la clase media, y las familias estadounidenses se merecen algo mejor que este status quo fallido”.

Los demócratas dijeron que la medida dará como resultado políticas más mezquinas y mayores desembolsos para muchas personas, y erosionará los avances logrados durante el gobierno de Obama, en el que aproximadamente 20 millones de estadounidenses más contrataron seguro médico.

“Vivimos en el país más rico del planeta. Seguro que podemos hacer algo mejor que lo que promete el proyecto de ley de salud de los republicanos”, dijo Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en la cámara alta.

Los senadores conservadores que se opusieron al proyecto de ley son Ted Cruz de Texas, Rand Paul de Kentucky, Mike Lee de Utah y Ron Johnson de Wisconsin, aunque dijeron estar abiertos al diálogo.

image beaconimage beaconimage beacon