Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EE.UU.: un local de muebles deja que 300 familias víctimas de Harvey duerman en su sala de exhibición

logotipo de LA NACION LA NACION 30/08/2017

El local de muebles Gallery Furniture de Houston, Texas, abrió sus puertas para que 300 familias víctimas de la tormenta Harvey, que generó grandes daños en el sur de los Estados Unidos, duerman en su sala de exhibición.

Una de las autopistas que rodean Houston quedó tapada por aguas tras el paso del huracán Harvey © Richard CarsonRichard Carson Una de las autopistas que rodean Houston quedó tapada por aguas tras el paso del huracán Harvey

"El domingo durante todo el día estuvimos rescatando personas de las inundaciones que estaban varadas en pasos elevados", dijo el propietario del local, Jim McIngvale al medio CNN.

El local Gallery Furniture fue incluido en la lista de los refugios oficiales. Su sala de exhibiciones tiene 14.864 metros cuadrados y su entrada está llena de toallas, zapatos, ropa y juguetes donados.

Así, los damnificados pueden dormir en las camas y sillones de Gallery Furniture. También unos 60 integrantes de la Guardia Nacional de Estados Unidos duermen ahí, descansando por turnos mientras continúan con las operaciones de rescate.

Cinco días después de haber tocado tierra en Texas en forma de huracán, Harvey llegó hoy como tormenta tropical a Luisiana, un estado que aún no se recuperó completamente de los daños ocasionados por Katrina en 2005.

Tocó tierra en el oeste de la localidad de Cameron, indicó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos , con "lluvias torrenciales" que inundaron zonas del sureste de Texas y del suroeste del vecino estado de Luisiana. Se espera que ahora se debilite y siga su rumbo hacia el norte.

Harvey tocó tierra por primera vez el viernes en Texas como huracán de categoría 4.

El Servicio Nacional de Meteorología emitió avisos por inundaciones repentinas en partes del sureste de Texas, incluyendo Beaumont y Port Arthur, donde la situación es extrema. Mientras, se espera que las viviendas se llenen con las crecidas y los residentes no tienen claro cómo desalojar la ciudad.

El servicio de emergencias 911 de la ciudad recibió multitud de llamadas, que se están derivando a otras agencias. La oficina del sheriff está trabajando para transmitir esos avisos a las autoridades correspondientes.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon