Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El amigo de Boudou busca ser arrepentido

logotipo de LA NACION LA NACION 27/08/2017

Alejandro Vandenbroele, el presunto testaferro de Amado Boudou, visitó en las últimas semanas oficinas de funcionarios públicos y de un fiscal federal para enterarse de las condiciones necesarias y las ventajas de presentarse bajo la figura del "arrepentido" en las distintas causas que enfrenta en la Justicia.

A principio de mes, los representantes legales de Vandenbroele subieron hasta el piso 5 de Comodoro Py para hablar con un fiscal federal para consultar por la situación de su defendido, procesado en el caso Ciccone por el delito de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública.

Pero los defensores del amigo de Boudou no se dirigieron hacia el fiscal del caso, Jorge Di Lello. De todas formas, Vandenbroele no podría presentarse como arrepentido en esa causa, ya que esa figura -que se negocia con los fiscales- sólo es aceptada antes de que el expediente sea elevado a juicio oral.

El pasado 8 de agosto, la Cámara de Casación envió a juicio oral el caso Ciccone después de rechazar distintos pedidos de nulidad planteados por la defensa de Boudou y Vandenbroele. Su amigo era el director de The Old Fund, el misterioso fondo de inversión que buscó quedarse con la imprenta Ciccone.

La defensa de Vandenbroele se acercó también a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. La consulta fue informal, para saber si su cliente podía ingresar en el programa de protección a testigos ya que tendría temor por su integridad física.

Protección

Bullrich le comunicó al juez federal Ariel Lijo, que instruía la causa, sobre el pedido de los abogados de Vandenbroele, pero el magistrado dijo que el encargado de realizar tales gestiones era Di Lello, el fiscal de la causa.

Según publicó ayer el diario Clarín, Vandenbroele reclamó estrictas medidas de seguridad, una casa segura y "facilidades económicas" mientras esté en el programa de protección. Bullrich le habría garantizado las primeras dos condiciones y la tercera debería ser "la misma asignación dineraria" que reciben otros arrepentidos.

El juicio oral contra Boudou y Vandenbroele está a cargo del Tribunal Oral Federal (TOF) N°4, integrado por los jueces Néstor Costabel, María Gabriela López y Pablo Bartuzzi, que continúa con la preparación del proceso, que podría desarrollarse en octubre.

La única posibilidad entonces de Vandenbroele para presentarse como arrepentido es la causa por irregularidades en la deuda contraída por la provincia de Formosa, también a cargo de Di Lello, pero recién en la etapa de instrucción.

Antes de desembarcar en la ex Ciccone, The Old Fund, que preside Vandenbroele, cobró una comisión de $ 7,6 millones del gobierno de Formosa por su asesoramiento para la reestructuración de la deuda provincial, que negoció el entonces ministro de Economía, Boudou.

Vandenbroele fue procesado porque de la investigación judicial se desprende que Formosa no tenía ninguna necesidad de contratar una consultora. Además, la de Vandenbroele no tenía antecedentes ni estructura suficiente, ni contaba con el certificado fiscal para contratar con el Estado.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon