Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El argentino que llamó la atención de Apple con sus experiencias de realidad aumentada

logotipo de LA NACION LA NACION 25/08/2017

"A los cuatro días, me operaron de la vesícula. No sé si fue el estrés o qué, pero seguro estuvo relacionado con eso". Tomás García tiene 37 años. Es animador, desarrollador y hasta hace dos años era dueño del estudio PepperMelon. Su hit, se enorgullece, fue Mamá Luchetti. "Es como los directores de cine cuando cuentan por qué se los conoce", se ríe. Ahora, prepara un nuevo hit, aunque la repercusión ya la tuvo.

Al igual que muchos otros desarrollos experimentales, García publicó en sus redes sociales algunas pruebas que hizo con ARKit, la tecnología de realidad aumentada que Apple presentó hace un mes y medio en su conferencia de desarrolladores y que estará disponible en septiembre para los consumidores (desde el iPhone 6S en adelante). A partir de allí, su cuenta de mail y redes sociales explotaron. Y no estaba acostumbrado. "Las notificaciones no paraban", recuerda. Con la ayuda de esta tecnología pudo recrear, por ejemplo, el aterrizaje de los cohetes Falcon 9 de SpaceX, la compañía aeroespacial de Elon Musk, en medio de una pileta.

Otro de sus éxitos virales fue el simulador que permite observar la Luna en su propio living con la ayuda de ArKit y un dispositivo Apple.

La realidad aumentada, también conocida como RA o AR (augmented reality), es la combinación de objetos virtuales en entornos físicos reales. Es una tecnología que existe desde hace mucho tiempo, aunque el año pasado tuvo su auge cuando más de 50 millones de usuarios descargaron Pokémon Go , el juego que impulsó aún más esta tecnología y ayudó a evangelizar sobre sus posibilidades. Según DigitCapital, en 2020 esta tecnología generará negocios por 120 mil millones de dólares. Y allí están invirtiendo Google, Qualcomm, Facebook, Microsoft y, por supuesto, Apple.

"Hace dos años cuando cerramos el estudio, empecé a experimentar con realidad virtual, pero me era muy difícil de mostrar lo que hacía", explica García. "En cambio, en estos casos, como lo del cohete Falcon o la luna, me llevaron apenas horas para que mucha gente pudiera verlos", agrega. La clave estuvo en que ARKit, de Apple, es compatible con motores de videojuegos muy populares, como Unity y Unreal, y García ya venía trabajando con ellos, además de tener los recursos necesarios para crear objetos animados en 3D. "El pasaje fue muy simple", asegura.

A diferencia de la tecnología que ya existe de RA, el diferencial de ARKit es el software, que permite que los objetos virtuales se superpongan en el mundo físico, sin necesidad de una imagen, un escaneo, que reconozca previamente y ayude a lanzar la experiencia. La plataforma utiliza un sistema que permite detectar automáticamente tanto el entorno como los objetos que allí se encuentran. Todo se ve a través del teléfono que es donde se unen los dos mundos, el real y el creado digitalmente. Como en la luna en el living, y el cohete en la pileta de García.

Apple lo fue a buscar

Sitios internacionales como The Verge, Variety, Forbes, Mashable y Techcrunch levantaron los desarrollos del animador argentino, y lo elogiaron. A la vez, varios inversores se contactaron para saber cuáles eran sus planes. En 10 días estará viajando a San Francisco junto a la agencia con la que trabaja (DIFT) donde verán, entre otros, a Sequoia Capital (uno de los grupos inversores más importantes, que apoyó entre otros a Google, Apple, Whatsapp, por citar algunos) y al CEO de Niantic, John Hanke, la empresa que desarrolló Pokémon Go.

Apple se contactó con él a través del equipo de relacionamiento de desarrolladores. Ahora, mismo, están impulsando Arrooound, una galería de personajes con animación para jugar con el celular y experimentar la RA. Están en competencia para ser una de las aplicaciones destacadas dentro de la App Store de realidad aumentada de iOS 11 el día de lanzamiento. Falta poco y están trabajando duro para llegar a terminarla.

"Creo que estamos en el punto de quiebre de esta tecnología. En un día vas a poder tener 200 millones de personas que van a poder empezar a usarla. En el futuro va a ser más cómodo: creo que esto se va a mudar a los anteojos", cree García. "Por ahora es todo una locura", se entusiasma. El futuro dirá. Por lo pronto, con inversionistas en la mira, casamiento en noviembre y ya recuperado de la vesícula, lo que viene en su vida también se ve realmente prometedor.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon