Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Banco Central recupera reservas por US$ 1500 millones, pero inyecta más pesos en el mercado

logotipo de LA NACION LA NACION 28/08/2017

El Banco Central (BCRA) le está comprando al Tesoro nacional US$ 500 millones por semana, provenientes de distintas colocaciones de deuda. Lo hizo en cada comienzo de semana del mes en curso, con lo que parece haber adoptado una regla al respecto, y ya lleva adquiridos US$ 1500 millones en el mes. Así recuperó, por esta vía, el 82% de las reservas que utilizó en intervenciones sobre la plaza cambiaria al cabo del último mes para que la corrida preelectoral contra el peso no disparara la cotización del dólar por encima de los 18 pesos.

Las compras fueron cursadas los lunes 7 y 14 y el martes 22 (dado que el lunes 21 fue feriado), según se puede observar en el informe monetario de la entidad. La contracara de estas operaciones es la inyección de 26.323 millones de pesos al mercado, una fuente de expansión que se reactiva paradójicamente cuando el BCRA más intensifica sus esfuerzos por esterilizar dinero circulante para quitar empuje a la inflación y a un posible rebrote dolarizador. También intenta así comenzar a alargar los plazos del enorme pasivo asumido en Lebac, una deuda peligrosamente sesgada hacia el cortoplacismo.

El objetivo básico del BCRA con estas operaciones es tratar de engrosar su activo para tratar de mantenerlo lo más alineado posible con su pasivo. De allí que no es casual que las compras al Tesoro se hayan reactivado desde julio (cuando adquirió US$ 1000 millones en dos operaciones de US$ 500 millones cada una, como las que volvió a realizar este mes), tras haberse discontinuado desde abril, y tampoco que se hayan incrementado en agosto.

"Lo que ocurre es que desde principios de año el BCRA aumentó su pasivo no monetario en $ 343.459 millones (algo más de US$ 20.000 millones al tipo de cambio actual), mientras que sus reservas internacionales brutas sólo aumentaron en US$ 8697 millones", observó la consultora ACM en un informe.

En este sentido, para la entidad que conduce Federico Sturzenegger es bueno que -tras las PASO- haya reverdecido el apetito inversor por el riesgo argentino. De hecho, el viernes pasado las reservas internacionales del organismo recibieron un aporte superior a los US$ 1100 millones, en buena medida proveniente del ingreso de dólares del exterior para comprar el Bono 2020 en pesos, que paga la tasa de política monetaria (26,25%), aprovechando la posibilidad vigente desde hace meses de suscribirlo sin hacer antes el pase de monedas. En el mercado estiman que más del 55% de la suscripción del título se realizó con divisas provenientes del exterior, lo que confirma un renacido apetito de los inversores extranjeros por los títulos en pesos.

El BCRA esta forzado en buena medida a mantener un elevado nivel de reservas para disipar los temores que existen sobre el alto volumen que alcanzó la deuda asumida mediante la emisión constante de sus Letras (Lebac). Se trata de un pasivo que supera los $ 950.000 millones (algo más de US$ 55.000 millones al cambio actual), de estructura cortoplacista (el 85% vence en 3 meses), que no sólo supera la tenencia de reservas del ente, sino también la base monetaria (ubicada en $ 870.700 millones).

El Banco Central le está comprando al Tesoro nacional US$ 500 millones por semana, provenientes de distintas colocaciones de deuda © LA NACION El Banco Central le está comprando al Tesoro nacional US$ 500 millones por semana, provenientes de distintas colocaciones de deuda

La entidad comenzó a operar en las últimas semanas para corregir y tender a alargar la estructura de ese pasivo, para lo que normalizó la curva de rendimiento de estos títulos, que ahora pagan en el mercado a corto plazo (a menos de 60 días) un punto menos de tasa que las que superan los 120 días. Por esta vía retiró de circulación más de 60.000 millones de pesos en los últimos días, que no vuelven al mercado antes del comienzo del nuevo año. Pero le resta recorrer un largo camino al respecto.

Mientras tanto, y para que este proceso sea sostenible, necesita mantener un buen nivel bruto de reservas y mejorar a la vez sus tenencias netas (se estima que sólo US$ 15.000 millones de los US$ 49.000 millones actuales, ya que el resto corresponde a préstamos de bancos y organismos, encajes de depósitos privados y al swap pactado con China), ya que -así medidas- representan menos del 10% del PBI, cuando ese ratio en otros países de la región va del 15% (Chile) al 30% Perú. De allí que, en abril, Sturzenegger proclamó el deseable objetivo de encarar un nuevo proceso de acumulación de reservas que, imagina, podría ayudar a que la economía transite mejor el camino hacia una calificación deudora como de calidad.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon