Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Cairo estrecha la seguridad para la misa del papa

logotipo de Associated PressAssociated Press 29/04/2017 Por NICOLE WINFIELD y HAMZA HENDAWI, Associated Press

EL CAIRO (AP) — Un gran despliegue de policías y helicópteros militares vigilaba el sábado el estadio egipcio en el que el papa Francisco ofrecería una misa a cielo abierto para la pequeña comunidad católica egipcia en su segundo y último día de visita al país. Durante su viaje, el pontífice ha tratado de alentar a los cristianos tras varios ataques de extremistas islámicos.

Pese a las preocupaciones de seguridad, Francisco se movió por el estadio deportivo en un carro de golf descubierto antes de comenzar la masa, demostrando su deseo de estar cerca de los fieles a toda costa.

El estadio, propiedad del Ministerio de Defensa, tenía espacio para 25.000 personas, pero para cuando llegó el papa estaba a menos de la mitad de su capacidad.

La seguridad era especialmente alta en torno al estadio y en el lujoso barrio donde pasó la noche Francisco. Había policías uniformados y de paisano aproximadamente cada metro (yarda) del recorrido hasta el estadio. La policía utilizó detectores para buscar explosivos en los vehículos y había guardias armados vigilando, algunos en azoteas, con el rostro cubierto.

Francisco decidió prescindir del papamóvil antibalas que emplearon sus predecesores en viajes al extranjero y se movió por El Cairo en un sencillo Fiat con la ventanilla bajada.

A su llegada el viernes, Francisco instó a los líderes musulmanes egipcios a rechazar la violencia en nombre de Dios y en su lugar enseñar a los jóvenes tolerancia y respeto a las personas de otras confesiones. También apoyó con firmeza la campaña del gobierno contra las milicias islámicas.

Su cita más importante fue una visita histórica a la universidad de Al Azhar, la milenaria institución de enseñanza suní donde se forman clérigos y eruditos de todo el mundo. Terminó el día rindiendo homenaje a las víctimas de un ataque el pasado diciembre contra la catedral copta ortodoxa, donde las paredes siguen manchadas de sangre y marcadas por la metralla.

Tras la misa del sábado, Francisco tenía previsto reunirse con sacerdotes y seminaristas católicos antes de regresar a Roma.

image beaconimage beaconimage beacon