Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El campo minado de la economía argentina

logotipo de LA NACION LA NACION 28/02/2016
© La nación

El alto funcionario del gabinete económico no sale de su asombro. "Hay un solo tema en el que la grieta terminó y es la economía. Al menos en términos de agenda."

Así resume lo que supone un disparo certero a las expectativas de los argentinos. "Durante los últimos años, la mitad de los medios no tenía en su agenda la inflación, ni la intervención del Indec, ni la falta de dólares, ni la crisis energética, y de un día para el otro parece que todo se hubiera originado en dos meses", agrega, enojado.

En el gabinete económico el manejo de las expectativas forma parte esencial de la agenda que viene. "Por un lado, la herencia supone un campo minado, y por otro, describir en exceso la realidad puede generar un efecto demasiado negativo", resume otro de los hombres clave del gabinete. Alfonso Prat-Gay, ministro de Hacienda y Finanzas, y Gustavo Lopetegui, jefe del gabinete económico, son quienes defienden a rajatabla la idea de complementar el ajuste con medidas que protejan a los segmentos más bajos. El Presidente está de acuerdo con esa iniciativa.

Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central, avanza con su equipo en una jugada silenciosa pero concreta que se vive en el día a día de las batallas de la entidad.

La compra de dólares por parte de los inversores minoritarios, el giro de utilidades hacia las casas matrices y la estacionalidad que produce una baja en la oferta de las liquidaciones del agro obligan a informar reportes de caídas de reservas casi a diario. El dólar, en tanto, continúa en la previsible "imprevisibilidad" a la que apuntan desde las huestes en las que antes jugaba Alejandro Vanoli.

La idea es lograr que el mercado se acostumbre a movimientos constantes de la moneda estadounidense, aunque por momentos el tema dólar vuelve a instalarse en la agenda y eso supone cada vez mayores desafíos para el guardián de las reservas versión MM. "Hasta que no se cierre el capítulo holdouts se seguirá combatiendo desde el día a día. Luego la presión bajará", se entusiasma un integrante de la mesa chica. La estrategia encarada por Mario Quintana y Luis "Toto" Caputo, en tanto, pasa por confirmar el acuerdo con los fondos Aurelius y Elliot no bien lo formalice el mediador Dan Pollack. Una vez que eso ocurra será el tiempo del Congreso, en el que se prevén un rápido tratamiento en el Senado de los avales necesarios y jornadas de largo aliento discursivo en Diputados, donde juega el ex ministro de Economía Axel Kicillof.

"Tanto las provincias como la Nación necesitan financiamiento competitivo para poder ordenar las cuentas sin un ajuste como el que propone algún funcionario demasiado ortodoxo", sintetiza otro de los protagonistas del gabinete.

Tampoco pasan inadvertidas varias declaraciones de economistas afines al nuevo modelo que sostienen que si se cruza la frontera de la niña bonita -como llaman irónicamente la cotización del dólar a 15- se volverán a generar alzas de precios. De ahí la jugada del Ministerio de Producción, liderado por Francisco Cabrera, de avanzar con los pedidos de autorización para importar carne desde Uruguay y las multas por $ 8 millones a los supermercados por la falta de oferta de los productos acordados para el plan Precios Cuidados. En los próximos días también tomará protagonismo Defensa de la Competencia, con el objetivo de mostrar algunas luces amarillas a una parte del sector empresario.

Mientras tanto, en el Indec todavía continúan el escándalo por la salida de Graciela Bevacqua y los cuestionamientos por la llegada de Fernando Cerro, a quien el propio Prat-Gay había incluido en su denuncia en los tiempos del dueto Guillermo Moreno-Beatriz Paglieri.

El índice sintético con el que intentan dar estadísticas de corto plazo es una misión inmediata que tiene el economista Jorge Todesca, actual número uno del organismo.

Desde el Ministerio de Trabajo siguen de cerca el goteo del empleo privado y analizan cuáles son los rubros en los que los despidos están justificados por una cuestión coyuntural y cuáles en los que se aprovechan del cambio de gobierno para acelerar decisiones postergadas. También esperan para los próximos días al Sindicato de Comercio -uno de los más importantes en cantidad de afiliados-, que inicia su paritaria anual después del 40% que cerraron los docentes. Se estima también que en los próximos días habrá una especie de prueba de amor de varias compañías de capitales internacionales que avanzan en un pormenorizado detalle de inversiones que vienen y empleos que van a generar para poder compensar las últimas noticias.

Mientras tanto, la batalla de fondo sigue siendo la misma: reducir los niveles de inflación. En un contexto en el que ya hay una menor emisión monetaria -se redujo del 40 al 27% interanual-, se plantearon metas del 25% en el incremento de precios y alzas de hasta un 400% en las tarifas eléctricas a niveles que, según la honestidad brutal del ministro de Energía, Juan José Aranguren, todavía no están a los valores de mercado, pero permitirán ir reduciendo paulatinamente el déficit. Tarea que lleva su tiempo.

De hecho, el economista Fernando Morra, profesor de la Universidad de La Plata, elaboró en 2014 su tesis de maestría y contabilizó 108 episodios de inflación moderada en 76 países desde 1960 hasta 2011. En un 55% de los casos se logró reducir, pero no de un día para el otro. En la mayoría de los casos se necesitaron al menos cuatro años.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon