Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"El comando fue desarticulado y no hay riesgo inminente", dijo el ministro de Interior español

logotipo de LA NACION LA NACION 19/08/2017

BARCELONA.- Lastimada pero altiva, la ciudad amaneció gris y lluviosa. El gobierno confirmó que el "riesgo cero no existe" pero su diagnóstico es que "no hay perspectiva" de otro ataque inminente por parte del desactivado comando jihadista. O de cualquier otro.

Esa fue la razón por la que, 48 horas después del doble ataque en esta ciudad y en la costera de Cambrils, con el saldo de 14 muertos y más de cien heridos, la decisión fue "no elevar" el nivel de alerta antiterrorista. "El comando que actuó" en Las Ramblas y en Cambrils "fue totalmente desarticulado", dijo el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido.

Desde hace dos años, en junio de 2015, España se encuentra en el nivel 4 sobre una escala de cinco. Se trata de un esquema que responde a la alerta por eventuales acciones, pero que no considera "probable" una acción inminente.

La evaluación oficial se esperaba con ansia para tener en claro el diagnóstico de situación. "No creemos que sea necesario elevar el nivel de alerta", dijo el ministro de Interior. Zoido compareció tras un encuentro de evaluación con las principales fuerzas de seguridad y cuerpos de inteligencia.

El gobierno español cree que "no hay perspectiva" de otro ataque inminente © SERGIO PEREZSERGIO PEREZ El gobierno español cree que "no hay perspectiva" de otro ataque inminente

Lo que sí se hará será "reforzar" algunas medidas. Entre ellas, mayor vigilancia en lugares de afluencia de público; intensificar los mecanismos de reacción policial al igual que los de "prevención" y "estrechar" la colaboración entre fuerzas. "No consideramos una acción inminente", sostuvo.

Autoridades locales confirmaron que el comando yihadista estaba integrado por 12 personas de las que, según se evalúa, sólo una está prófugo. Se trata de Younes Abouyaaqoub, de 22 años. Con las horas crece la hipótesis de que él haya sido el conductor de la camioneta blanca que protagonizó el atropello masivo.

También se señala como posible conductor al ya abatido Moussa Oukabir, de 17 años. La cacería del prófugo sigue abierta. La expectativa es que no haya abandonado el territorio español. Hay fuentes que señalan un posible cruce en Francia.

Durante la mañana de hoy se investiga la posible implicación de un imán en lo ocurrido. Se trata de Abdelbaki Es Satty. Una de las posibilidades es que sea la segunda persona muerta en el estallido del chalet de Alcanar donde los terroristas almacenaban garrafas de gas y explosivos.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon