Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El mercado baila al ritmo de las encuestas

logotipo de LA NACION LA NACION 07/08/2017

Si buscamos hacer un breve resumen de lo que pasó en el mercado local y, en especial de lo que podrá venir, no hay dudas que debemos hablar de elecciones y dólar; tema y variable que concentraron la atención de los inversores, y lo seguirán haciendo. No hay chance de lo contrario.

El dólar rozó hoy los $18 © LA NACION El dólar rozó hoy los $18

La primera -lógico- determina el comportamiento de la segunda, e incluso desde acá se desprenden la evolución (reciente y esperada) de las tasas de interés en pesos, y claro está la renta fija y la variable.

Las encuestas, de forma previsible, se han convertido en material de análisis diario y obligatorio. Incluso como se esperaba, mucho más que los datos económicos, que finalmente -aunque demorados- parecen estar reflejando señales de recuperación más sostenidas y menos selectivas.

Lo que los inversores intentan conocer, para determinar sus estrategias de corto plazo, es que escenario tiene hoy descontado el mercado en sus precios; o en otras palabras, cuánto ya se descontó de un posible triunfo de Cristina Kirchner en la Provincia de Buenos Aires el próximo 13 de agosto.

Análisis sobran, y en concreto sobrarán. Y acá, si bien se puede diferir en la magnitud de las variaciones esperadas, se coincide -de forma unánime- en la tendencia de los tres escenarios posibles. ¿De qué escenarios hablamos? 1) un amplio triunfo de la ex presidenta en la provincia; 2) un probable "empate técnico" que estaría determinado por una diferencia del orden de más/menos dos puntos entre el oficialismo y Unidad Ciudadana; y 3) un resultado a favor de forma clara para el Gobierno en la provincia, y en consecuencia a nivel nacional.

Ahora bien, la mayoría de las encuestas se centralizan en la provincia de Buenos Aires; y es lógico, porque acá se juega la madre de todas las batallas, producto de que esta provincia sola representa el 37% del padrón electoral.

De hecho, es en este escenario, que los inversores comenzaron a reaccionar a una serie de encuestas que ubican primero a Cristina Kirchner, y segundo a Cambiemos. En realidad, la mayoría de los sondeos conocidos en las últimas semanas, aunque con un spread diferente según la encuestadora. Podemos ver así sondeos que dan hasta 11 puntos arriba a la ex presidenta, y otros que sólo apuntan a un diferencial menor a los dos puntos.

La dolarización de las posiciones, de forma más acelerada, debe sin dudas analizarse dentro de esta posible coyuntura. El movimiento del tipo de cambio al alza era previsible, en época pre electoral, pero los pronósticos electorales lo profundizaron. El dólar subió así 4.6% en el último mes, y 10.1% en los últimos dos meses; obligando, podemos decir, a intervenir al BCRA. El objetivo, se entiende, ponerle un techo al billete no mucho más de los $ 18 al menos en el corto plazo.

Igual es importante poner en perspectiva algunos datos en relación al billete. Por un lado, en los primeros cinco meses del año, el tipo de cambio sólo se había devaluado poco menos del 2% acumulando un fuerte retraso (que incluso no se discutía). Por otro lado, y saliendo de la volatilidad esperada para los meses de acá a octubre, las proyecciones del mercado para los próximos seis meses o incluso diciembre se mantienen bastante contenidas. Si se mira el REM del BCRA, la expectativa a diciembre de este año ubican al dólar en $ 18.3 -es real que por arriba del $ 17.8 de junio, pero un valor que representaría una suba espera no mayor al 4%-. Un escenario que de cumplirse, llevaría a cerrar el año, con una suba menor al 16%.

De ser así, es que las tasas de interés en pesos cobra atractivo, en los actuales niveles. En particular, para aquellos inversores entre conservadores y moderados que piensan que finalmente -y más allá de las encuestas - el oficialismo no terminará perdiendo por amplia brecha en la provincia.

Obligado por la inflación, o por el comportamiento del billete, la expectativa es que el BCRA mantenga reestrictiva su política monetaria. La curva de Lebacs en el mercado secundario se encuentra aplanada en niveles de 26-26.5% para los próximos seis meses, y si se piensa que la mayor devaluación ya se observó, el atractivo es importante. Incluso acá las expectativas también de las consultoras macro sobre las tasas también ayuda. Será un dato en este sentido, de hecho, lo que hará el BCRA en la reunión de Política Monetaria de este martes.

Por otra parte, debemos hablar de acciones y bonos. El Merval acumula una caída 2.5% en el último mes (en pesos), y el MAR -que nos permite sacar el efecto de la suba de Petrobras Brasil- del 4.3%; baja última, en concreto, que se extiende a 5.5% si lo que miramos son los máximos de junio. No hay dudas que si miramos la coyuntura externa y regional, no encontramos drivers ajenos que puedan justificar esta presión, lo que nos deja sólo y básicamente a la incertidumbre electoral.

La selectividad es alta dentro del panel, e incluso podrá profundizarse con los balances, para los que igual vale decir que las expectativas en líneas generales son positivas. No obstante, la tendencia de fondo no podrá evitar estar determinada por el escenario político. La cautela, ante la incertidumbre local, deja como dato negocios cada vez más bajos. El promedio diario operado paso de un promedio de $ 460 millones entre mayo y junio, a $ 363 millones en el último mes, y a no más de $ 290 millones en las últimas 10 ruedas.

Ahora bien, justamente por estos datos, si el inversor proyecta que el escenario político finalmente resultará positivo para el Gobierno, es claro que las acciones deben ser el plato fuerte de su inversión. Igual entendiendo que las acciones no son para cualquier tipo de inversor, y en especial, en el actual escenario.

Por último, los bonos se han mantenido prácticamente estables en las últimas semanas, y acumulan caídas si lo que se mira son los últimos meses. No obstante, si salimos de la visión de corto y podemos saltearnos el riesgo electoral presente, los rendimientos siguen siendo atractivos. Analizados, incluso, dentro de un marco que ofrece ventajas impositivas para estos instrumentos.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon